TARTA DE WHISKY SIN HORNO

TARTA DE WHISKY SIN HORNO

Hoy traemos una receta de tarta al whisky sin  horno.

Esta tarta al whisky casera sin horno no tiene pretensiones, pero es un postre ideal para cuando queremos llevar un postre casero a cualquier celebración. Voy a utilizar además un whisky de lo más normal Whitelabel, que está al alcance de cualquier persona.

Tiempo preparación 2H 30M 

 Dificultad Alta
 Para 8-10 personas

Ingredientes

Vamos a utilizar un molde estándar  de 26 cm si tenéis otros hacer una regla de 3.

2 láminas de bizcocho tipo genovés, los redonditos del Mercadona, que es una tarta sin horno y no hace falta suba la masa.




Para el almíbar de whisky

  • 30 ml de whisky
  • 45 ml de agua
  • 25 gr de azúcar

Para la crema de relleno

  • 300 ml de nata
  • 100 gr de azúcar
  • 50 gr de azúcar en polvo
  • 5 claras de huevo (No  comprarlas sueltas, que la receta lleva 5 huevos)
  • 2 yemas
  • 2 láminas de gelatina
  • 40 ml de leche

Para la yema de cobertura

  • 3 yemas de huevo
  • 135 gr de azúcar
  • 12 gr de maicena
  • 50 ml de agua
  • azúcar blanquilla para espolvorear y luego quemar

Para decorar

  • 400 gr de nata para montar 35% M.G.
  • 60 gr de azúcar en polvo
  • 4 cucharadas de leche en polvo (opcional pero da firmeza a la nata)
  • Almendra triturada, y sino la pasamos por la picadora

Cómo hacer tarta DE WHISKY SIN HORNO

Si podéis prepararlo todo un día antes mejor, sino pues dejar reposar un rato.

Para el almíbar de whisky es fácil, ponemos el agua en un cazo a calentar junto al azúcar y dejamos que esta se disuelva, cuando esto haya ocurrido, añadimos el whisky, mezclamos bien, el tiempo de evaporación es la medida alcohólica  de la tarta y dejamos reposar para que se enfríe.

La yema del relleno es una masa con gelatina que nos servirá para dar estructura a nuestra tarta. Separamos las yemas, de las claras de dos huevos, hay que guardar las claras, que las usaremos

Poner las hojas de gelatina a remojo con agua, como pone el fabricante.

En una cazuela ponemos al baño maría la leche, y se caliente un poco , añadimos la gelatina escurrida y las yemas y el azúcar. Mezclamos. Fuego siempre muy flujo y lento par que no se cuajen los huevos. Dejamos unos minutos solo para que la crema tome cuerpo. Reservamos en un recipiente y tapamos con un papel transparente de cocina.

Para la yema tostada

En un vaso con de agua(medio), ponemos la maicena y removemos bien para que se deshaga. Luego con  las yemas de las claras de los 3 huevos que nos quedan, y añadimos las yemas y mezclamos.

En un cazo ponemos los 50 ml de agua, el azúcar. Cuando rompa a hervir añadimos la mezcla anterior, removemos bien, sin parar, hasta que vuelva a hervir y retiramos del fuego. Reservamos en un recipiente lo tapamos con papel transparente de cocina y reservamos. .

Estas tres preparaciones las dejamos enfriar reposando.

Cuando estén frías, montamos las 5 claras, con el robot o aparato que tengáis. Cuando vaya por la mitad del montado, añadimos espolvoreando el azúcar. Estará listo cuando forme picos. Reservamos.

Y por último cogemos la yema del relleno y la montamos un poco, con cuidado que no se rompa la gelatina.

Solo nos queda mezclar las tres masas con mimo de abajo arriba.

Ponemos el bizcocho que hará de base en el molde desmoldable, bañamos bien con el almíbar de whisky.

Agregamos la mezcla anterior y alisamos con una lengua de cocina.

Ponemos el otro bizcocho arriba, y volvemos a bañar con el almíbar de whisky. Lo metemos en el congelador, 3 o 4 horas.

Pasado este tiempo, sacamos del congelador, ponemos la yema de cobertura por encima. Espolvoreamos con azúcar.

Y con un soplete o un quemador la tostamos. Pasamos la tarta a un plato .

Decoramos a gusto.

Volvemos a llevar al congelador, si es de un dia a otro mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *