Tabule sin gluten

 

El Tabulé sin gluten, que también podemos ver como taboulé, tabouleh o tabbouleh, es una ensalada de pasta o de trigo  ideal para los meses veraniegos, pues se toma fría y ofrece sabores que refrescan.

La tradicional receta de tabulé se elabora con bulgur,  es muy común sustituirlo por cuscús, nosotros los cambiaremos por trigo sarraceno. Los otros ingredientes que se añaden la ensalada tabulé pueden variar de unos paises a otros, así que lo mejor es que cada persona  prepare el tabulé con los ingredientes que tenga y en las proporciones que más le guste.

El taboulé que ahora hemos admitido como entrante de la provisión es el que os mostramos en estas placas, lo más importante es ganar que el fruto del cuscús quede suelto y prepararlo con periodo para que pueda subsistir en el congelador al fuera de un par de horas, para que esté admisiblemente fresquito y los gustillos estén acertadamente integrados.

Ingredientes (4 comensales)

  • 250 trigo sarraceno
  • ¼ litro de agua
  • 1 pepino
  • 3 tomates medianos
  • 1 cebolla tierna
  • menta fresca
  • perejil fresco
  • cilantro fresco
  • 1 limón
  • pimienta negra
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal.

Elaboración

logo
Article Spinner ha producido un nuevo texto
Texto original
Pon el agua a calentar con un poco de sal y coloca el trigo sarraceno en una fuente o bandeja donde puedas extenderlo. Cuando el agua entre en ebullición, viértela sobre el trigo sarraceno y no dejes de remover con un tenedor metálico para que el grano quede bien suelto, puedes añadir un poco de aceite de oliva o mantequilla. Deja enfriar moviendo de vez en cuando. También existe la opción de cocer el trigo sarraceno con el zumo de limón, necesitarás más unidades de este cítrico y su sabor será más pronunciado, pero es así de sencillo, verter zumo de limón sobre el trigo sarraceno, mover bien y dejar en reposo hasta que el grano este blando. Pela los tomates, retira las pepitas y córtalos en daditos, lava el pepino y córtalo en daditos como los tomates (puedes pelar el pepino o no, recuerda que en la piel están todos los nutrientes), haz lo mismo con la cebolla tierna, pélala y pícala bien. Mezcla en un cuenco estos tres ingredientes y riégalos con el zumo del limón. Pica a continuación las hierbas aromáticas, deben salir aproximadamente dos cucharadas soperas de perejil, dos de menta y dos de cilantro, pero si te gusta alguna más que otra, puedes poner más cantidad para que predomine el sabor. Incluso puedes añadir albahaca si lo deseas. Incorpora las hierbas aromáticas al cuenco de los vegetales, salpimenta y añade aceite de oliva virgen extra, mezcla bien y vierte sobre el trigo sarraceno, para volver a mezclar y reservar en el frigorífico.

Texto nuevo
Pon el zumo a sacudir con un poco de sal y coloca el trigo moro en una cuna o batea adonde puedas extenderlo. Cuando el líquido entre en espuma, viértela sobre el trigo árabe y no acentos de cavar con un tenedor parné para que el pellizco quede correctamente suelto, puedes aglutinar un poco de potingue de aceituna o gordura. Deja refrescar moviendo de oportunidad en cuando. También existe la disyuntiva de burbujear el trigo islámico con el jugo de citrón, necesitarás más individualidades de este cítrico y su gusto será más pronunciado, empero es así de sencillo, echar néctar de limón sobre el trigo islámico, zarandar admisiblemente y ceder en recreo inclusive que el granazón este flojo. Pela los tomates, retira las pepitas y córtalos en daditos, lava el falo y córtalo en daditos como los tomates (puedes trasquilar el pene o no, recuerda que en la corteza están todos los nutrientes), haz lo mismo con la cebolla tierna, pélala y pícala acertadamente. Mezcla en un bol estos tres integrantes y riégalos con el concentrado del limón. Pica a cadeneta las marihuanas bienolientes, deben asomar en torno a dos cucharadas soperas de perejil, dos de menta y dos de culantro, sin embargo si te gusta alguna más que otra, puedes desovar más muchedumbre para que predomine el gusto. Incluso puedes aunar albahaca si lo deseas. Incorpora las yerbas fragantes al bol de los vegetales, salpimenta y añade lubrificante de aceituna inmaculado gratificación, ensalada admisiblemente y vierte sobre el trigo musulmán, para rotar a remeter y administrar en el congelador.

Emplatado

El tabulé o taboulé se puede depender en cubos, en platos llanos e hasta en bernegales, que hoy día está enormemente de usanza. Puedes incluso servirse un zuncho de emplatar para darle suerte y proclamar con unos renuevos de alfalfa o unas hojitas de menta. Lo que es seguro, es que refrescará el sabor de quien lo deguste, resultando asimismo un entrante altamente comestible y ligero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *