Receta de Kimchi coreano tradicional sin horno

¿Qué es el kimchi? Por si hay algún despistado, el kimchi coreano es una fermentación a con verduras muy tradicional de Corea que se ha mantenido en el tiempo desde hace 250 años, época en que el chile llegó al Mar de Japón y le otorga ese sabor picante tan característico a esta preparación.

La receta tradicional de kimchi se hace con col china y nabo, que además ayuda a que este sea más digestivo, pero  a día  de hoy se pueden fermentar todo tipo de verduras y hacer kimchi con cualquier hortaliza o fruta,  pero los más típicos son el kimchi de col o repollo. La acción de fermentar las verduras seria como hacer un escabeche o adobo esto hace que se conserven si están bien tapadas tapadas en la nevera durante muchos días meses  incluso años, porque los ingredientes están encurtidos.

Por eso en esta ocasión os vamos a enseñar cómo hacer kimchi de col china sin horno además será casero y fácil y aunque no será cien por cien coreana os encantara. Todos los ingredientes aunque son orientales los encotrareis en cualquier en tiendas de productos chinos e incluso en supermercados.

  • 4 comensales
Ingredientes:
  • 1 Col china
  • 100 gramos de Harina de arroz
  • 4 dientes de Ajo
  • 1 trozo de jengibre
  • 2 cucharadas soperas de Azúcar
  • 2 litros de Agua
  • 3 cucharadas soperas de pasta de soja
  • 250 gramos de Sal gorda
  • 4 cucharadas soperas de Salsa de concentrado de pescado
  • 1 cucharada sopera de Pimentón picante
  • 1 cucharadita de semillas de sésamo en grano
Pasos a seguir para hacer esta receta:

Para empezar lo que tenemos que hacer para preparar este kimchi coreano sin horno es separar las hojas del tallo de la col china y cortar el tallo también en pedazos grandes. Si os gusta con trocitos pequeños.

En un bol grande añadimos el agua y la sal gorda o la que tengamos, lo removemos bien para que se disuelva la sal y así hacer una salmuera. Ahora añadimos la col china cortada y la dejamos en esta mezcla durante unas 12 horas .

Para la salsa coreana picante. Pelamos el trozo de jengibre y lo picamos  en un mortero junto con los ajos pelados, y lo majamos todo junto hasta obtener una pasta de ajo y jengibre.

A continuación, mezclamos la harina de arroz con el chile en polvo o pimentón picante, agregamos un pelín de agua fría y removemos bien hasta conseguir una especie de escabeche para el kimchi coreano. Entonces agregamos la pasta de ajos y jengibre, la pasta de soja, la salsa de concentrado de pescado, las semillas de sésamo y el azúcar, y mezclamos todo bien de nuevo. Guardamos este adobo en la nevera.

Una vez ha reposado todas las horas equivalentes la repollo piedra en la salmuera, la escurrimos admisiblemente y la metemos en la elaboración anterior, removiendo y dejando que se empape admisiblemente. Entonces vertemos todo el kimchi coreano en un recipiente, frasco o bote con tapa misterioso o un tupper, y dejamos que fermente en la nevera mínimo unos 8 plazos para que tenga ese regusto ácido, salado y picante característico, aunque además puedes comértelo unos plazos atrás aunque aún no tendrá ese gustillo tan inolvidable.

Truco: Si dejas fermentar el kimchi de col peladilla salvo la nevera a temperatura ambiente, esta no debe adelantar los 20º C no obstante ayudará a que fermente con anterioridad y en unos 3 recorridos ya obtendrás su característico regusto. 6 Una ocasión tengas el kimchi coreano fermentado a tu gusto, puedes guardarlo en la nevera durante meses dado que aguantará justamente, y usarlo cuando más te convenga.

En Corea el kimchi tradicionalmente se utilizaba para anexar platos de carne, obtenido o arroces como el arroz enojado con kimchi o bokkeumbab, etc… ya que combina con multitud de sabores y preparaciones, pero hoy en día puede ser considerado como un entrante o plato principal en sí mismo; incluso hoy se hacen pizzas de kimchi o jugos con la salsa del kimchi, con el adobo o escabeche en el que se fermenta y que aporta un gusto ácido, salado y picante a cualquier producción. Si te ha deseado la receta de Kimchi coreano tradicional, te sugerimos que entres en nuestra jerarquía de Recetas de Otras lozanías.

Propiedades del kimchi coreano: A sabiendas de que cada lozanía por separado tiene sus beneficios en particular para el cuerpo, a línea os explicaremos de manera conjunta las haciendas del kimchi coreano en general. En primer lugar, debido a la fermentación de las diversas espesuras con sal se produce el ácido lechoso, que es un potente limpiador del aparato digestivo.

A la vez, las bacterias producidas en la fermentación láctica hacen del kimchi lo convierten en un prebiótico y un probiótico en sí, de tal manera que facilitan la digestión de todos los alimentos que lo componen repoblando la flora intestinal natural y fortaleciendo nuestras defensas del tracto digestivo.

Además, el kimchi coreano es un gran fuente de vitaminas A, C, B1 y B2, carotenos, calcio, proteínas y azúcares, así como un gran antioxidante ya que la mayoría de sus ingredientes como el ajo, el jengibre, la col peladilla, los nabos, el pimentón o el ají en polvo, etc… combaten los radicales libres. Asimismo, se considera que este producto fermentado previene el colesterol respeto de la salubridad de nuestras arterias y previene el cáncer, sobre todo por la propiedades beneficiosas del ajo y el jengibre.

El hecho de que las semillas aprovechadas para la receta del kimchi no estén cocinadas sino que sean fermentadas hacen que conserven también más todas sus propiedades naturales que benefician a nuestro organismo, y además estén «pre-digeridas» debido a la fermentación, por lo que de nuevo comprobamos que es una preparación perfecta para digestiones ligeras y baja en calorías.

En base a todo esto, se demuestra que el kimchi de col peladilla o de otras semillas y frutas es un alimento ideal para comerlo solo o de protección en cualquier olla que nos apetezca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.