Mis recetas: salsa de tomate asado

A principios de julio, llegaron muchos tomates a la casa. Varios kilos de tomates maduros que eran básicamente “desperdicios” de un gran almacén / almacén para la distribución y venta de frutas y hortalizas. Fueron tocados o «feos» y no pudieron salir a la venta. Lo que ocurre con estos productos es que están «disponibles» para ser donados, ya sea a instituciones o a los propios trabajadores, y también se venden para ser transformados por la industria alimentaria.

Lo cierto es que llegaron a mi casa unos kilos de tomates que nunca se pondrían a la venta, y que en el último caso realmente serían desperdicio de comida y terminarían en la basura.

Porque los kilos de tomates dieron por muchas ensaladas – a mis hijos les encanta la ensalada de tomate – dieron por unos litros de delicioso gazpacho, y unas 2 bandejas llenas de tomates para asar que culminaron en una deliciosa salsa de tomate que ahora he congelado para usar en pizzas, pastas, arroces e incluso en sopas y guisos.

Compartí la receta en ese momento en instagram, pero vale la pena registrarla aquí, en este mi / nuestro recetario, porque esta receta no se puede perder en una cuenta de instagram, donde es mucho más difícil buscar y tener recetas organizadas.

¡Mantente registrado aquí, donde mereces estar!

Una receta muy sencilla, donde todo va al horno crudo, y luego simplemente se muele. Una salsa más intensa, más dulce y realmente deliciosa !! ¡Es importante utilizar tomates sazonados y muy maduros!


Ingredientes para 5 botellas

2 kg de tomate maduro (cualquier variedad que tengan)

2 cebollas

4 dientes de ajo

sal y pimienta

aceite de oliva

hierbas secas al gusto

Preparación:

Cortar los tomates en trozos y colocarlos en la bandeja del horno extendidos en una sola capa. Luego agregue la cebolla cortada en medias lunas, los dientes de ajo machacados y sin piel y sazone con sal, pimienta y hierbas al gusto. Rociar con un chorrito de aceite de oliva y hornear en el horno previamente calentado a 180ºC durante aproximadamente 1h15.

Transcurrido ese tiempo, colocar todo el contenido de la bandeja – jugos también – en el robot de cocina, licuadora o en el vaso de la varita mágica y triturar hasta obtener una salsa homogénea.

Luego colóquelos en frascos de vidrio, con cuidado de no llenarlos, y congele. Alternativamente, puedes ponerlos en botellas previamente esterilizadas y pasteurizar la salsa si lo prefieres.

Luego úselo según sea necesario en salsas para pasta, pizzas, guisos, arroces o incluso para hacer una sopa de tomate.

¡Buen provecho!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.