Archivo de la categoría: RECETAS SALADAS

Revuelto de gulas y gambas sin jamón ni champiñones

El revuelto de gulas y gambas es una receta ligera y sabrosa con la que preparar una comida o cena con un alto contenido en proteína. Mucha gente añade a la mezlca jamón y champiñones pero en nuestro caso vamos a realizar el plato sin estos ingredientes.
  • 8 Huevos
  • 250 gramos de gambas peladas
  • 250 gramos de Gulas
  • Aceite de oliva (Al gusto)
  • Perejil (Al gusto)
  • Sal (Al gusto)
  • Ajo (Al gusto)

Elaboración del revuelto de gulas y gambas

  • Descongelar las gulas

    Descongelamos las gulas y las gambas si son congeladas.

  • Batir los huevos en un bol y añadir sal

    Batimos los huevos en un bol hasta que estén bien batidos y le añadimos un pizca de sal.

  • Poner una sartén al fuego con el aceite y  ajo

    Salteamos las gambas y añadimos las gulas con ajo si os gusta sino nada. Cuando estén rehogadas, incorporamos los huevos. Removemos hasta que los huevos se cuajen.

  • Servir el revuelto recién hecho adornado con perejil picado

    Servimos el revuelto y lo adornamos con perejil picado.

Calorías del revuelto de gulas y gambas

Esta receta tiene aproximadamente 300 calorías por ración. Los huevos tienen unas 80 calorías por unidad, las gulas unas 160 calorías por 100 gr y las gambas son muy ligeras, no llegan a las 100 calorías. Perfecto para una dieta alta en proteína.

Costillas al horno sin grasa

Hoy vamos a preparar un plato fácil y que resulta ideal para cenas y comidas de amigos. Prepararemos unas costillas al horno sin grasa, receta fácil y rápida como pocas, con las que siempre vamos a triunfar.

Hoy os quiero contar la receta más fácil y rápida para disfrutar de un plato de costillas sin grasa jugoso, sabroso y, -por qué negarlo- también pringoso para disfrutar hasta chuparnos los dedos al terminar.

Ingredientes

Para 4 personas
  • Costilla de cerdo 1 kg
  • Pimentón dulce 3 g
  • Hierbas provenzales 2 g

Cómo hacer costillas al horno sin grasa fáciles y rápidas

Dificultad: Media
  • Tiempo total 2 h
  • Elaboración 1 h
  • Cocción 1 h

Para que el proceso de elaboración sea más corto, en lugar de asar el costillar entero, vamos a partirlo cortando las costillas de forma que el hueso quede en medio y tenga algo de carne a los dos lados. Es una tarea fácil.

Preparamos un adobo, mezclando las costillas con una cucharada de pimentón picante, un buen pellizco de hierbas aromáticas. Mezclamos bien y dejamos las costillas macerando durante una hora.

Precalentamos el horno a 190º y mientras alcanza esa temperatura vamos distribuyendo las costillas en una fuente de horno. Al principio puede parecer que no caben bien, pero como al cocinarse menguarán un poco, luego tendremos espacio suficiente para que se asen bien por todas partes.

Cocinamos las costillas en el horno durante una hora, dándoles una vuelta cada 15 minutos para que se hagan de forma uniforme y barnizando la parte superior con la marinada para que vayan tomando su color y sabor.

Al terminar, las apilamos en una tabla formando un montón y retiramos el sobrante de grasa.

Con qué acompañar la receta de costillas de cerdo al horno

Las costillas de cerdo al horno se deben comer con los dedos, para sacar la carne del hueso mientras nos manchamos un poco las manos. Con una guarnición de ensalada de brotes variados y tomate para desengrasar un poco y unas cervezas bien frías, todos quedarán encantados.

Calabacines rellenos de carne sin bechamel

Ingredientes para Calabacines rellenos de carne sin bechamel

  • 4 calabacines medianos
  • 2 cebollas
  • 1 diente de ajo
  • 1/2 kg de carne picada: mezcla de ternera y cerdo
  • 6 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 2 tomates grandes y 1 pimiento rojo
  • 1 zanahoria grande
  • 1/2 vaso de vino blanco
  • 100 g de queso rallado para gratinar (a vuestra elección, a mi me encanta el Idiazabal)
  • Sal y pimienta negra recién molida (al gusto)

Cómo preparar calabacines rellenos. Es una receta muy socorrida para añadir verduras a nuestra dieta.  Unos calabacines rellenos de carne sin bechamel y gratinados al horno con queso o sin el. No hace falta que apuntemos que nos encontramos ante una combinación muy sabrosa. El sabor de su relleno y gratinado contrasta con la suavidad del calabacín al hornearlo.

Es una receta que admite múltiples variaciones y podéis completarla con vuestros rellenos preferidos: salmón, atún, bacalao, huevo duro, bacon, la carne que más os guste (pollo, pavo, cerdo, ternera, cordero…), marisco, incluso sólo de vegetales, todos están buenos.

El calabacín, se presta a todas las recetas que hagamos con berenjenas, aunque su sabor es más suave. Es una hortaliza con la que podéis hacer muchísimas recetas, además de estos calabacines rellenos la lasaña de calabacín está de muerte, tortilla de patata y calabacín, al igual que cualquier pisto.

Cuando compremos un calabacín para rellenar como en esta receta tenemos que fijarnos en que el calabacín sea de un tamaño medio, para evitar así mayor número de semillas. Tenemos que elegir un calabacín que sea compacto y firme, de color claro, brillante y sin golpes. Para conservarlo lo mejor es guardarlo en un lugar fresco y seco. A ser posible, a temperatura ambiente, aunque si hace calor como en estas fechas podéis optar por la nevera, donde te aguantará sin problema unos 15 días.

Preparación de los calabacines

  • Para preparar los calabacines tenemos varias posibilidades, normalmente en casa los partimos en dos de manera longitudinal pero últimamente y por el tamaño de los calabacines que me regala mi padre.
  • Los cortamos a lo ancho en cilindros más o menos iguales de unos 10 cm de tamaño. Tal como podéis ver en el vídeo que os presento a continuación o en la receta de calabacines rellenos de pollo y verduras al mencía. Os lo dejo a vuestra elección, de cualquiera de las maneras van a estar muy buenos.
  • Los vaciamos con una cuchara de postre o un vaciador de manzanas, raspamos con cuidado para no estropear demasiado la hortaliza y siempre dejando por lo menos un dedo de calabacín, tiene que quedar con bastante pulpa. Reservamos la carne del calabacín en un plato para el posterior relleno.
  • Calentamos una cazuela grande con agua, cuando empiece a hervir echamos 1 puñado generoso de sal y un chorrito de aceite de oliva virgen extra, introducimos los calabacines un minuto exacto y retiramos. Secamos muy bien con papel absorbente y reservamos en un plato.
  • Precalentamos el horno durante 5 minutos a 180º C y metemos los calabacines en la bandeja del horno en la posición del medio con temperatura arriba y abajo. Salpimentamos y regamos con un chorrito de aceite de oliva virgen extra. Horneamos durante 10 minutos a 200º C.
  • Sacamos los calabacines del horno, los escurrimos con cuidado para no quemarnos y quitamos el exceso de líquido y grasa del horneado. Los probamos por si acaso, deben quedar blanditos pero con la superficie crujiente.

Preparación del relleno de carne y verduras

  • Escaldamos los tomates y una vez sin piel los picamos en trozos estilo brounoisse, en cuadraditos pequeños. Picamos las 2 cebollas, el calabacín que tenemos reservado (el de vaciar los calabacines), el pimiento rojo y el diente de ajo, todo bien finito. Pelamos y picamos la zanahoria lo mejor posible, cuanto más finas sean mejor porque se pasarán al hacer la salsa.
  • En una cazuela echamos el aceite de oliva virgen extra e introducimos las cebollas, el calabacín y el ajo. Dejamos que se pase un poco (3 minutos aproximadamente), introducimos las zanahorias y el pimiento rojo. Pochamos todas las verduras a temperatura baja unos 15 minutos y esperamos por la carne.
  • Salpimentamos (sal y pimienta) la carne (en este caso elegí cerdo y ternera, así queda más jugosa). Echamos la carne picada a la cazuela con las verduras y las especias a elección (un poquito de orégano, perejil…). Sofreímos durante 5-7  minutos a fuego suave, sin dejar de remover.
  • Añadimos el tomate y el vaso de vino blanco, dejamos que se reduzca todo hasta que nos quede una salsa espesa. Aproximadamente unos 15 minutos a fuego suave.
  • Comprobamos el punto de sal y si hace falta rectificamos. Reservamos y dejamos que se enfríe.

Ahí los tenéis, servidlos bien calientes. Os aseguro que llega para 4 personas de manera generosa, os dejo con dos preparaciones. Una con los calabacines en forma de cilindro, con una presentación muy bonita.

Otro consejillo importante es que no pongáis los calabacines en contacto directo cualquier tipo de fruta. Estos sueltan gran cantidad de etileno, lo que aportaría un sabor amargo a las frutas de nuestra cesta o cajón de verduras y frutas. Tengo siempre algún calabacín como fondo de nevera, en casa nunca faltan.

 

Info.

  • Media
  • 40 minutos
  • Para 4 personas
  • 1.9 €/persona
  • 245kcal por 100g.
  • Recetas de carnes y aves
  • Recetas de ensaladas y verduras

Pastel de pure de patatas y carne picada sin huevo

Pastel de puré de patata y carne picada

Preparar el puré de patata no te llevará mucho tiempo, y siempre será mucho más sano que comprar uno precocinado. Además así podremos añadirle especias y salarlo al gusto

Pastel de puré de patata y carne picada

El pastel de puré de patata y carne picada sin huevo es un plato único, delicioso y muy sencillo de  cocinar.

Con unas patatas, verduras y carne picada, podemos hacer una especie de lasaña en la cual se sustituye la pasta, por un delicioso y suave puré de patatas.

En un solo plato se combina la carne con un acompañamiento de patatas, y con un toque crujiente de queso rallado y piñones gratinados.

No es necesario acompañar este plato, ya  que llena bastante. Si tus comensales tienen bastante hambre, puedes poner una ensalada ligera para acompañar.

En esta receta también puedes aprovechar la carne que ha sobrado de un guiso o estofado, por lo que no tiras comida y tienes otro plato delicioso para otro día. 

Origen del pastel de puré de patata y carne picada sin huevo

El pastel de puré de patata y carne picada sin huevo es procedente de la gastronomía anglosajona, donde se le llama cottage pie. En Inglaterra,  desde el siglo XVIII, es una receta muy popular. La gente humilde aprovechaba los restos de carne y los acompañaba de un puré de patatas.

Con la emigración a Estados Unidos, esta receta también se hizo muy popular en ese país, siendo también muy tradicional. En Latinoamérica también se extendió y se le llama pastel de papa.

Vamos a mostrarte dos variante de cómo hacer este fantástico plato:

pastel de patatas y calabacín

El pastel de puré de patata y carne picada si huevo

Ingredientes:

  • 500 g de carne picada de ternera
  • 800 g de patatas
  • 2 zanahorias medianas
  • 2 cebollas medianas
  • 2 dientes de ajo
  • ¼ vaso de vino (blanco o tinto)
  • 100 g de tomate frito (casero)
  • 70 g de queso parmesano
  • 70 ml de aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta recién molida

Utensilios:

  • Olla
  • Sartén
  • Cuchara de madera
  • Fuente para horno
  • Espátula

Preparación:

  • Precalienta el horno a 200º C.
  • Preparamos el puré de patatas. Para ello lava y pela las patatas. En una olla con sal y agua hirviendo, cuece las patatas durante media hora. Sácalas de la olla, aplastas con un tenedor o pásalas por el pasapurés, espolvorea sal, pimienta y reserva.
  • Preparamos la carne picada. Toma las cebollas, las zanahorias y los ajos, pícalo todo y sofríelo todo en una sartén.
  • Haz lo mismo con los tomates y añádelos junto con las aceitunas. Rehoga todo.
  • Añade sal, pimienta y perejil picado a la carne y añade todo a la sartén con los otros ingredientes. Echa un chorro de vino tinto y tomate frito. Cocina y golpea con la cuchara de madera hasta que esté suelta la carne picada.
  • Para el montaje prepara una fuente apta para horno, coloca la mitad del puré de patata como base.
  • Encima coloca la mezcla de carne picada junto con las verduras.
  • Corona con la otra mitad del puré de patata.
  • Espolvorea encima con queso rallado.
  • Mete el pastel de puré de patata y carne picada en el horno a 200º C unos 10 minutos.
  • Deja enfriar a temperatura ambiente.
  • Corta porciones y sírvelas con una espátula en diferentes platos. Puedes adornar con perejil. 

Alioli thermomix sin huevo

Alioli thermomix sin huevo

Alioli thermomix sin huevo

La salsa alioli es uno de los acompañantes de muchos platos en España y es también un producto estrella en muchos bares y restaurantes en verano,  que es cuando más se tapea.

Si quieres saber cómo hacer la salsa alioli con la Thermomix, te invitamos a que sigas leyendo esta entrada, porque vamos a enseñarte cómo hacerla de una forma muy sencilla.

 

Para  elaborarla necesitarás los siguientes ingredientes:

    • 100 mililitros de aceite de oliva virgen extra o girasol (sabor más o menos fuerte).
    • 150 mililitros de aceite de oliva virgen extra.
    • 3 dientes de ajo.
    • Una cucharadita de sal
    • Perejil fresco.

La preparación de esta salsa es muy sencilla y fácil y apenas nos llevará unos minutos, por lo que es ideal para esos momentos en los que no tenemos demasiado tiempo y queremos comer algo sabroso como esta salsa a modo de guarnición de alguna elaboración gastronómica.

Modo de elaboración

Comenzaremos pelando los ajos y poniéndolos en el vaso de la Thermomix junto a los 100 mililitros de aceite de oliva o girasol, el perejil fresco que habremos picado un poco y la cucharadita de sal. Programamos para 2 minutos a velocidad 5 para que se mezcle todo correctamente.

Cuando acabe utilizaremos la espátula para bajar al fondo del vaso los posibles restos que hayan podido quedar pegados en las paredes. Volveremos a batir durante 30 segundos a velocidad 5.

Ahora ponemos la mariposa a las cuchillas, tapamos el vaso y programamos a velocidad 5 sin tiempo, y poco a poco vamos echando los 150 mililitros del aceite de oliva que nos queda, haciendo que la salsa vaya emulsionando, algo que nos llevará aproximadamente unos dos minutos.

Consejos

Si no hemos seguido los pasos correctamente puede que el alioli se nos corte, pero eso no quiere decir que esté malo sino que no hemos podido ligar bien los ingredientes. En este caso no debemos preocuparnos porque se puede recuperar.  Aunque se suele recuperar con un huevo.

CALDERETA DE CORDERO

Trocea el cordero, pela las cebollas y el ajo. Trocea el ajo finamente. Pon la manteca en una cazuela, caliéntala, echa los ajos y dóralos ligeramente. Añade el cordero y frí­elo por todos los lados hasta que esté dorado. Añade la cebolla. Espolvorea la cucharada de harina y remueve.

Pon 2 vasos de agua en un cazo, lleva a ebullición y riega el cordero. Salpimienta y añade las hojas de menta. Cuece tapado durante 1 hora a fuego lento.

Para 4 Comensales

* 1 Kg. de cordero
* 80 grs. de manteca
* 4 dientes de ajo
* 12 cebollitas
* 1 cucharada de harina
* Hojas de menta
* sal y pimienta

Albóndigas de Magro de Cerdo

En un bol mezclaremos bien el magro y el jamón. Añadiremos los huevos con yema y clara, el ajo muy finamente cortado y lo mismo el perejil, un poco de sal y la miga de pan una vez escurrida, pero no demasiado. A continuación, se procede a trocear fina la cebolla y pocharla en una sartén con un poco de aceite y cuando creamos que esta en su punto añadimos la punta de una cuchara con pimentón y removemos bien. Cuando este en su punto se añade al bol. Se mezclan todos estos elementos hasta formar una masa homogénea y la mejor manera de hacerlo es con las manos. Se deja reposar un rato para que los sabores se mezclen bien.
Pasada una hora, por ejemplo, se procede a coger del bol y moldear con la mano unas pelotas de unos 4 cm. de diámetro que se pasan por harina, se les da un golpecito para que suelten la que les sobra y se ponen a freí­r en una sartén con el aceite caliente. A medida que se frí­en se pasan a una cazuela hasta completar todas las que de la mezcla.
En una sartén se frí­e el tomate sin pepitas ni piel y se agrega a las albóndigas que están en la cazuela, se remueve bien y se le echa agua hasta casi cubrirlas. Poner entonces al fuego lento esta cazuela para evitar una rápida perdida del caldo.
Mientras están haciéndose al fuego muy lento, se prepara la picada con los elementos antes indicados y triturándolos bien. Del caldo donde se están haciendo las albóndigas se saca una cucharada que se agrega al mortero para que se separe bien la picada de las paredes del mismo y se añade a la cazuela. Se le da un meneo para que todo se reparta todo bien y se deja hervir después de esta faena unos seis minutos. Teóricamente ya deben estar en su punto de cocción y prestas para poder ser comidas si se desea.
ua en la que, anteriormente, hemos disuelto la pastilla de avecrem. Una vez juntas las pechugas con el agua se pone la nata de cocinar y se espera a que se cuaje la nata. La receta ya esta lista para disfrutar de ella.

Ingredientes para 3 / 4 personas:
Para las Albóndigas:
– 1 kilo de magro de cerdo comprado y luego picado por el carnicero o en casa si se tiene maquina para ello.
– 200 gramos de jamón con tocino también bien picado.
– 2 huevos enteros crudos.
– Una miga de pan del tamaño de un puño empapada en leche.
– 1 diente de ajo.
– 1 rama de perejil.
– 1 cebolla mediana para sofreí­rla.
– 1 tomate grande maduro Pimentón dulce.
– Aceite de oliva.
– Sal y harina para rebozar.

Ají de gallina

Sancochar el pollo y las papas sin pelar con apio, poro y sal, desmenuzar el pollo y pelar las papas, cortándolas en rebanadas. Remojar el pan con la leche e igual cantidad de agua.
Freí­r la cebolla y el orégano con aceite, agregar el ajo, sal, pimienta, palillo, ají­ colorado y comino, rehogar unos minutos; agregar el pollo desmenuzado y el ají­ mirasol; añadir el pan remojado, el cubito de caldo y mezclar bien; agregar el queso rallado y caldo a necesidad, dejando hervir a fuego lento por ½ hora. Servir sobre tajadas de papa con arroz, huevo duro y aceitunas.

Ingredientes:
– 1 Ramita de apio.
– 1 Pedazo de poro.
– 1 Pechuga de Pollo.
– 1 Cubito de Caldo de Gallina.
– 40 grs. de Queso Parmesano rallado.
– 6 Panes.
– 1 Tarro de Leche evaporada.
– 1 Cebolla picada.
– 1 Cucharada de Orégano molido.
– 4 Papas.
– 2 Huevos duros.
– 3 Dientes de Ajo.
– 1 Cucharada de Palillo.
– 1 Cucharada de Ají­ Colorado molido.
– 1 Cucharada de Ají­ Mirasol molido.
– 1/2 Taza de Aceite.
– Aceitunas negras.
– Sal, Pimienta y Comino.

CORVINA PLAYERA

# 1,2 kg. de corvina en filetes
# 300 grs. de patatas
# 300 grs. de cebollas
# 300 grs. de pimientos verdes
# 4 dientes de ajo
# 2 ramitas de perejil
# un poco de orégano
# 1/4 litro de vino blanco

# En un perol se pone cebolla picada y patatas en rodajas un poco fritas.
# Los filetes de corvina se pasan por un majado de ajo, perejil, orégano, y vino blanco.
# Una vez todo puesto en el perol, se cubre con tiras de pimientos verdes y se le da un hervor, hasta que las patatas y el pescado estén cocidos.

CHIPIRONES EN SU TINTA

# 1 Kg. de chipirones
# 1 cebolla grande
# 2 dientes de ajo
# 2 lonchas de jamón serrano
# 1 huevo duro
# harina
# 1/2 vasico de coñac
# 1/2 vaso de vino blanco

# Limpiar los chipirones y reservar las bolsas de tinta.
# Sofreir un poco el jamón serrano picadito. Picar las patas, las aletas y el huevo duro. Mezclar con el jamón y rellenar los chipirones.
# Pasarlos por harina y freir.
# En una cazuela de barro freir a fuego lento los ajos y la cebolla muy picadicos, hasta que esta esté transparente.
# Machacar la bolsas en un mortero y añadirles 1/2 litro de agua.
# Poner los chipirones en la cazuela y agregar la tinta, el vino blanco y el coñac.
# Sazonar con sal y dejar cocer a fuego lento hasta que esten tiernos.
# Se sirven en cazuela de barro adornados con costrones de pan frito.