Archivo de la categoría: faciles

Galletas de chocolate sin mantequilla

Galletas de chocolate sin mantequilla

Son galletas de azúcar de chocolate suave con un rico sabor a chocolate y una deliciosa cobertura de azúcar. Tan buenas como las ChipsAhoy.

Y usan aceite en vez de mantequilla, lo que las hace deliciosas y más sanas. ¿Sabías que la mantequilla cuesta seis veces más que la misma cantidad de aceite vegetal?

Así que si buscas una receta fácil de galletas de chocolate sin mantequilla, estás en el mejor sitio

Cómo hacer galletas de chocolate sin mantequilla

Puedes mezclar la masa suave en un tazón abierto si tienes cuidado con los ingredientes secos. Sugiero mezclar primero los ingredientes húmedos más el azúcar, y luego espolvorear los ingredientes secos encima.

Luego sacas trozos de masa del tamaño de una nuez, enrollas la masa en forma de bola en la palma de tu mano y la cubres con azúcar.

Esto les da la encantadora tapa agrietada con un polvo de azúcar.

Haces estas galletas con polvo de cacao para no tener que tener a mano chocolate para hornear. Añado un poco de canela a la masa para darle un poco de sabor, pero puedes dejarla fuera si quieres.

IDEAS PARA SUSTITUIR INGREDIENTES

Aquí hay algunas ideas para variaciones o sustituciones:

Si quieres galletas súper chocolatosas puedes sustituir 1 paquete de mezcla de cacao caliente por 1/4 de taza de azúcar.
Puedes usar aceite de salvado de arroz, aceite de oliva, aceite de aguacate o incluso aceite de coco en lugar del aceite vegetal.
Si no tienes canela a mano, definitivamente puedes dejarla fuera. Me gusta la profundidad del sabor que añade.
Si te sientes aventurero, intenta añadir 1/4 cucharadita de pimienta de cayena para hacer galletas de chocolate picante.
Cómo conseguir galletas de chocolate gruesas y masticables
Aquí están mis secretos para conseguir galletas de chocolate espesas y masticables:

Primero, asegúrese de enrollar las galletas en una bola y cubrirlas bien con la mezcla de azúcar.
Luego colóquelas en la sartén a una distancia de al menos 2 pulgadas y presiónelas ligeramente con la mano. Deberían estar todavía en forma de bola.
Asegúrate de hornearlas en un molde frío cada vez. Un molde caliente hará que las galletas se extiendan y se aplanen.
NO cocine demasiado estas galletas! Deberían estar todavía blandas cuando las saques del horno. Terminarán de cocinarse en la sartén.
Si sigues estas sugerencias obtendrás unas buenas galletas de chocolate espeso sin mantequilla.

¡Espero que disfrutes esta fácil receta de galletas de chocolate sin mantequilla!

INGREDIENTES

  • 3/4 de taza de azúcar blanca + 2 cucharadas para enrollar
  • 1/2 taza de aceite vegetal
  • 1 huevo
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1/2 cucharadita de canela
  • 1 taza + 6 cucharadas de harina para todo uso
  • 3 cucharadas de cacao en polvo

INSTRUCCIONES

  • Precaliente el horno a 375 grados.
  • Mezcla el aceite, el azúcar, el huevo y la vainilla hasta que esté suave.
  • En un tazón separado, mezclar la harina, el cacao en polvo, el bicarbonato de sodio, la sal y la canela.
  • Añade los ingredientes secos a los húmedos y mezcla suavemente todo para formar una masa gruesa.
  • Enfríese durante 15 minutos si es necesario para que la masa se asiente.
  • Formar la masa en bolas del tamaño de una nuez y enrollar cada bola en la capa de azúcar.
  • Coloca las galletas a unos centímetros de distancia en una bandeja para galletas sin engrasar.
  • Hornee de 8 a 10 minutos, hasta que se doren ligeramente en el fondo. No las hornees demasiado o se pondrán duras como piedras!
  • Déjelas en el molde por unos 2 minutos más y luego recójalas en una bandeja para galletas.
Muffins clásicos de salvado

Muffins clásicos de salvado

INGREDIENTES

  • 1 ½ tazas de salvado de trigo
  • 1 taza de suero de leche
  • ⅓ taza de aceite vegetal
  • 1 huevo
  • ⅔ taza de azúcar moreno
  • ½ cucharadita de extracto de vainilla
  • 1 taza de harina para todo uso
  • 1 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • 1 cucharadita de polvo de hornear
  • ½ cucharadita de sal
  • ½ taza de pasas de uva

INSTRUCCIONES

  • Paso 1
    Precalentar el horno a 375 grados F (190 grados C). Engrasar los vasos de los muffins o forrarlos con papel para muffins.
  • Paso 2
    Mezclar el salvado de trigo y el suero de leche; dejar reposar durante 10 minutos.
  • Paso 3
    Bata el aceite, el huevo, el azúcar y la vainilla y añádalo a la mezcla de suero de leche y salvado. Tamizar juntos la harina, el bicarbonato de sodio, el polvo de hornear y la sal. Revolver la mezcla de harina en la mezcla de suero de leche, hasta que se mezcle bien. Incorporar las pasas y la masa con una cuchara en los moldes de panecillos preparados.
  • Paso 4
    Hornea de 15 a 20 minutos, o hasta que un palillo insertado en el centro de un panecillo salga limpio. ¡Genial y disfrútalo!

 

Dip de calabaza

Dip de calabaza

Este es un delicioso y cremoso dip de calabaza con vainilla que se sirve con galletas graham. Me gustan más las galletas Graham de canela, pero puedes decidir por ti mismo.

INGREDIENTES

  • 1 contenedor (16 onzas) de cubierta batida congelada, descongelada
  • 1 paquete (5 onzas) de mezcla de pudín de vainilla instantánea
  • Una lata de 15 onzas de calabaza de paquete sólido
  • 1 cucharadita de especias para pastel de calabaza

Instrucciones

  • Paso 1
    En un gran tazón, mezclar la mezcla de pudín de vainilla instantánea, calabaza y especias para pastel de calabaza. Doblar la cubierta batida congelada descongelada. Enfríenlo en el refrigerador hasta que se sirva.
astel de calabaza casero (Pumpkin Pie)

Pastel de calabaza casero (Pumpkin Pie)

Ingredientes

La receta original es para 8 porciones

Para el pastel de masa única:

  • 1 ⅓ tazas de harina para todo uso
  • ½ cucharadita de sal
  • ½ manteca de taza
  • 3 ½ cucharadas de agua fría

Relleno:

  • 2 tazas de puré de calabaza cocida
  • 1 lata (12 onzas de líquido) de leche evaporada
  • 2 huevos grandes, batidos
  • ¾ taza de azúcar moreno envasado
  • ½ cucharadita de canela molida
  • ½ cucharadita de jengibre molido
  • ½ cucharadita de nuez moscada molida
  • ½ cucharadita de sal

Instrucciones

  • Paso 1
    • Precalentar el horno a 400 grados F (200 grados C).
  • Paso 2
    • Prepara la corteza del pastel mezclando la harina y la sal. Cortar la manteca en harina; añadir agua fría 1 cucharada cada vez (puede que sólo necesite 3 cucharadas, o hasta 4 cucharadas). Mezcle la masa y repita hasta que esté lo suficientemente húmeda para mantenerse unida.
  • Paso 3
    • Con las manos ligeramente enharinadas, forman una bola de masa. En una tabla ligeramente enharinada, enrollar la masa hasta un grosor de 1/8 de pulgada. Con un cuchillo afilado, corten la masa 1 1/2 pulgada más grande que el molde para pasteles de 8 a 9 pulgadas que está al revés. Enrollen suavemente la masa alrededor del rodillo y transfiéranla al lado derecho del molde. Desenrollar, dejando la masa en el fondo del molde.
  • Paso 4
    • En un bol grande, bata la calabaza con leche evaporada, huevos, azúcar moreno, canela, jengibre, nuez moscada y sal con una batidora eléctrica o una licuadora de inmersión. Mezclar bien. Viértalo en una corteza preparada. Hornee durante 40 minutos o hasta que al insertar un cuchillo a una pulgada del borde salga limpio.

Trucos del cocinero:

Si su calabaza es lo suficientemente grande, puede duplicar esta receta para hacer dos pasteles.

Para preparar el puré de calabaza: Use 1 1/2 libras de calabaza cruda con piel para obtener 2 tazas de puré. Cortar la calabaza por la mitad y sacar las semillas y las porciones fibrosas. Cortar la calabaza en trozos. En una cacerola a fuego medio, en 1 pulgada de agua hirviendo, calentar la calabaza hasta que hierva. Reducir el fuego a bajo, cubrir y cocinar a fuego lento durante 30 minutos o hasta que esté tierna. Escurrir, enfriar y retirar la cáscara. Devolver la calabaza a la cacerola y machacarla con un pasapurés o usar un molino de comida.

Consejo

El papel de aluminio ayuda a mantener la comida húmeda, asegura que se cocine uniformemente, mantiene las sobras frescas y facilita la limpieza.

Datos de nutrición
Por porción:
362,6 calorías; proteínas 7,4g 15% VD; carbohidratos 44,3g 14% VD; grasas 18g 28% VD; colesterol 60,2mg 20% VD; sodio 365,3mg 15% VD. Nutrición completa

Bizcocho de manzana sin yogurt

Ingredientes para Bizcocho de manzana sin yogurt

La medida es de un vaso pequeño. Tamaño yogurt.

  • 3 vasos con harina de trigo con levadura
  • 3 huevos medianos
  • 1 vaso de aceite de oliva virgen extra o el que tengamos
  • 2 medidas del vaso de azúcar
  • Medio sobre de levadura química en polvo
  • Media cucharadita de canela molida
  • 3 manzanas grandes
  • Una pizca de sal
  • Ralladura de un limón
  • Mermelada de albaricoque

Cómo hacer un bizcocho de manzana casero sin yogurt

Este bizcocho es similar a la boba pero con toques de fruta.

Un bizcocho espojonso y sabroso y el toque de manzana . Además añadimos una fruta muy rica que es muy saciante y es muy poco calórica con el clásico bizcocho de desayuno o merienda.Una mezcla de éxito ante cualquier bollo industrial.

Lo bueno de este bizcocho es que lo podéis hacer en cualquier época del año. Aunque la recolección de las manzanas es en verano, las más tardías son óptimas para guardar en invierno.

Si tenéis un lugar fresco en casa pueden durar meses. Nosotros solemos recolectar una cantidad enorme pues tenemos varios tipos de manzanos y siempre tenemos un lugar para ellas cerca de la bodega. El olor al entrar por la puerta es impresionante, te dan ganas de quedarte allí para siempre.

La manzana combina fácilmente tanto en recetas saladas como en dulces, es sin duda una de las frutas más apreciadas en nuestra cultura y fruta estrella en el norte de España, sobre todo en Asturias. Es probable que cualquier postre que hagamos con manzanas guste al personal.

 

Preparación del bizcocho de manzana

  1. En un bol grande batimos los huevos con el azúcar hasta que doblen su volumen, cuando ya estén así añadimos y mezclamos el yogur con los huevos.
  2. Debemos montarlos muy bien para dar esponjosidad a nuestros bizcochos, cuanto más aireados, mejor nos va a quedar. Mezclamos la levadura con la harina y la echamos al bol anterior, volvemos a batir.
  3. En el mismo bol echamos un pellizco de sal y el aceite de oliva virgen extra suave. Batimos todo hasta que no queden grumos.
  4. Es hora de los aromatizantes. Lavamos el limón y rallamos encima de la crema. Añadimos la vainilla, un pellizco de sal y la canela en polvo. Batimos y ya tenemos la crema lista, será la base de nuestro bizcocho.
  5. Precalentamos el horno a 180º C.
  6. Pelamos las manzanas y quitamos el centro de la manzana. Cortamos en láminas muy finas, en lonchas finas (1 o 1,5 mm). Pelamos y laminamos las manzanas en el último momento ya que en contacto con el aire se oxidan y quedan mal.
  7. Vertemos la mezcla anterior en un recipiente engrasado con mantequilla. Si tenéis un molde desmoldable (como el de las fotos del paso a paso) no haría falta engrasarlo.
  8. Justo antes de meterlo en el horno añadimos las láminas de manzana encima del bizcocho. Cubrimos la masa del bizcocho con las láminas de manzana empezando por el centro y en círculos hasta llegar al borde. Debe quedar todo lleno de manzana, si no llegasen con 3 manzanas, emplead otra. Veréis como queda en las fotos del paso a paso.

Horneado y presentación final del bizcocho de manzana sin yogurt

  1. Metemos el bizcocho en el horno a 180º C durante unos 45-50 minutos (depende mucho de vuestro horno). Opción de calor arriba y abajo, en la rejilla a media altura para que el calor sea uniforme y no se caliente en exceso la base.
  2. Si no tienes rejilla usa la bandeja. Pinchad el bizcocho con un tenedor cuando lleve unos 40 minutos y cuando salga seco estará hecho.
  3. Mientras se está horneando debemos vigilar que el bollo esté subiendo de manera uniforme, quedando un poco más hinchado en el centro (siendo incluso admisible que se abra un poco por el centro, alguna grieta siempre queda).
  4. Si sube más por un lado que por otro, algo le pasa a nuestro horno. Otro problema común es que el bizcocho se sale por los lados, normalmente sucede porque nos hemos pasado con la levadura química.
  5. Es importante medirla bien, con los sobres no hay problema pero si es de bote tenéis que echar 12 gramos.
  6. Al acabar la cocción lo mejor es retirarlo inmediatamente del horno para que el calor no lo seque.
  7. Lo pasamos a una superficie sin desmoldar todavía y esperamos a que temple. Entonces lo desmoldamos y de paso no nos quemamos los dedos.
  8. Muchas de las tartas de manzana se cubren con una pequeña capa de mermelada de melocotón o albaricoque. Con ayuda de una brocha de silicona o convencional untar una fina capa de mermelada de albaricoque. Este le dará brillo, aunque aportará más dulzor al bizcocho. Lo dejo a vuestra disposición, es opcional.

Podéis ver todas las fotos del paso a paso de esta receta de bizcocho de manzana en este álbum.

Gelatina casera sin azúcar

Cómo hacer Gelatina Casera

La gelatina es un ingrediente con muchos y diferentes usos en la cocina, además, está de moda entre los nutricionistas por sus propiedades.

Gelatina casera sin azúcar

En la receta de hoy os vamos a enseñar cómo hacer gelatina casera. Se trata de una preparación tan sencilla que es ideal para los que no sois muy cocinitas o si queréis prepararla con los más peques. Solo nos llevará 10 minutos.

Para la receta hemos usado gelatina en láminas, debemos meterla en agua antes de añadirla a la mezcla líquida que queremos gelificar.

 

Como alternativa a la gelatina de origen animal de huesos etc., en algunas tiendas podéis encontrar agar agar, es la más conocida como gelatina vegetal, un producto sacado de algas marinas que otorga la misma capacidad gelificante que la gelatina, es la alternativa vegetarina y vegana.

El agar agar además puede ser añadido a líquidos que van a ser hervidos, la gelatina debe ser mezclada al líquido en caliente pero tras retirarlo del fuego, ya que el hervir la gelatina la hace perder su poder gelificante.

La gelatina es rica en proteínas, por eso es FIT, y resulta una buena opción si queremos aumentar el consumo de proteínas. Con ella podemos preparar todo tipo de postres y merienda con fruta. Así podemos hacer con los más pequeños se animen a consumir más frutas.

Ingredientes de la gelatina sin azúcar

  • Hojas de gelatina – 3 unidades
  • Zumo de frutas – 250 mililitros 1 vaso

Cómo hacer gelatina casera sin azúcar

  1. Ponemos las hojas de gelatina en un recipiente y las cubrimos con agua, según indique el fabricante.
  2. Si lo queremos de fruta recién exprimida, la exprimimos y la colamos. Sino pues con un brick.
  3. Ponemos a calentar el zumo.
  4. Cuando el zumo comience a hervir, retiramos del fuego.
  5. Apretamos la gelatina con las manos para escurrirla y la añadimos al cazo del zumo.
  6. Removemos para que las hojas de gelatina se disuelvan, con unas varillas de batir.
  7. Repartimos la mezcla en los tarros que hemos elegido y dejamos que se enfríe, encima de la cocina, no meter en la nevera hasta que no estén frios.
  8. Cuando estén frios metemos en la nevera y a esperar.
  9. En 3 o 4 horas la gelatina estará perfecta.

Podéis hacer lar receta con cualquier tipo de zumo, siempre mejor colarlo para que quede más suave. 

Revuelto de gulas y gambas sin jamón ni champiñones

El revuelto de gulas y gambas es una receta ligera y sabrosa con la que preparar una comida o cena con un alto contenido en proteína. Mucha gente añade a la mezlca jamón y champiñones pero en nuestro caso vamos a realizar el plato sin estos ingredientes.
  • 8 Huevos
  • 250 gramos de gambas peladas
  • 250 gramos de Gulas
  • Aceite de oliva (Al gusto)
  • Perejil (Al gusto)
  • Sal (Al gusto)
  • Ajo (Al gusto)

Elaboración del revuelto de gulas y gambas

  • Descongelar las gulas

    Descongelamos las gulas y las gambas si son congeladas.

  • Batir los huevos en un bol y añadir sal

    Batimos los huevos en un bol hasta que estén bien batidos y le añadimos un pizca de sal.

  • Poner una sartén al fuego con el aceite y  ajo

    Salteamos las gambas y añadimos las gulas con ajo si os gusta sino nada. Cuando estén rehogadas, incorporamos los huevos. Removemos hasta que los huevos se cuajen.

  • Servir el revuelto recién hecho adornado con perejil picado

    Servimos el revuelto y lo adornamos con perejil picado.

Calorías del revuelto de gulas y gambas

Esta receta tiene aproximadamente 300 calorías por ración. Los huevos tienen unas 80 calorías por unidad, las gulas unas 160 calorías por 100 gr y las gambas son muy ligeras, no llegan a las 100 calorías. Perfecto para una dieta alta en proteína.

Calabacines rellenos de carne sin bechamel

Ingredientes para Calabacines rellenos de carne sin bechamel

  • 4 calabacines medianos
  • 2 cebollas
  • 1 diente de ajo
  • 1/2 kg de carne picada: mezcla de ternera y cerdo
  • 6 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 2 tomates grandes y 1 pimiento rojo
  • 1 zanahoria grande
  • 1/2 vaso de vino blanco
  • 100 g de queso rallado para gratinar (a vuestra elección, a mi me encanta el Idiazabal)
  • Sal y pimienta negra recién molida (al gusto)

Cómo preparar calabacines rellenos. Es una receta muy socorrida para añadir verduras a nuestra dieta.  Unos calabacines rellenos de carne sin bechamel y gratinados al horno con queso o sin el. No hace falta que apuntemos que nos encontramos ante una combinación muy sabrosa. El sabor de su relleno y gratinado contrasta con la suavidad del calabacín al hornearlo.

Es una receta que admite múltiples variaciones y podéis completarla con vuestros rellenos preferidos: salmón, atún, bacalao, huevo duro, bacon, la carne que más os guste (pollo, pavo, cerdo, ternera, cordero…), marisco, incluso sólo de vegetales, todos están buenos.

El calabacín, se presta a todas las recetas que hagamos con berenjenas, aunque su sabor es más suave. Es una hortaliza con la que podéis hacer muchísimas recetas, además de estos calabacines rellenos la lasaña de calabacín está de muerte, tortilla de patata y calabacín, al igual que cualquier pisto.

Cuando compremos un calabacín para rellenar como en esta receta tenemos que fijarnos en que el calabacín sea de un tamaño medio, para evitar así mayor número de semillas. Tenemos que elegir un calabacín que sea compacto y firme, de color claro, brillante y sin golpes. Para conservarlo lo mejor es guardarlo en un lugar fresco y seco. A ser posible, a temperatura ambiente, aunque si hace calor como en estas fechas podéis optar por la nevera, donde te aguantará sin problema unos 15 días.

Preparación de los calabacines

  • Para preparar los calabacines tenemos varias posibilidades, normalmente en casa los partimos en dos de manera longitudinal pero últimamente y por el tamaño de los calabacines que me regala mi padre.
  • Los cortamos a lo ancho en cilindros más o menos iguales de unos 10 cm de tamaño. Tal como podéis ver en el vídeo que os presento a continuación o en la receta de calabacines rellenos de pollo y verduras al mencía. Os lo dejo a vuestra elección, de cualquiera de las maneras van a estar muy buenos.
  • Los vaciamos con una cuchara de postre o un vaciador de manzanas, raspamos con cuidado para no estropear demasiado la hortaliza y siempre dejando por lo menos un dedo de calabacín, tiene que quedar con bastante pulpa. Reservamos la carne del calabacín en un plato para el posterior relleno.
  • Calentamos una cazuela grande con agua, cuando empiece a hervir echamos 1 puñado generoso de sal y un chorrito de aceite de oliva virgen extra, introducimos los calabacines un minuto exacto y retiramos. Secamos muy bien con papel absorbente y reservamos en un plato.
  • Precalentamos el horno durante 5 minutos a 180º C y metemos los calabacines en la bandeja del horno en la posición del medio con temperatura arriba y abajo. Salpimentamos y regamos con un chorrito de aceite de oliva virgen extra. Horneamos durante 10 minutos a 200º C.
  • Sacamos los calabacines del horno, los escurrimos con cuidado para no quemarnos y quitamos el exceso de líquido y grasa del horneado. Los probamos por si acaso, deben quedar blanditos pero con la superficie crujiente.

Preparación del relleno de carne y verduras

  • Escaldamos los tomates y una vez sin piel los picamos en trozos estilo brounoisse, en cuadraditos pequeños. Picamos las 2 cebollas, el calabacín que tenemos reservado (el de vaciar los calabacines), el pimiento rojo y el diente de ajo, todo bien finito. Pelamos y picamos la zanahoria lo mejor posible, cuanto más finas sean mejor porque se pasarán al hacer la salsa.
  • En una cazuela echamos el aceite de oliva virgen extra e introducimos las cebollas, el calabacín y el ajo. Dejamos que se pase un poco (3 minutos aproximadamente), introducimos las zanahorias y el pimiento rojo. Pochamos todas las verduras a temperatura baja unos 15 minutos y esperamos por la carne.
  • Salpimentamos (sal y pimienta) la carne (en este caso elegí cerdo y ternera, así queda más jugosa). Echamos la carne picada a la cazuela con las verduras y las especias a elección (un poquito de orégano, perejil…). Sofreímos durante 5-7  minutos a fuego suave, sin dejar de remover.
  • Añadimos el tomate y el vaso de vino blanco, dejamos que se reduzca todo hasta que nos quede una salsa espesa. Aproximadamente unos 15 minutos a fuego suave.
  • Comprobamos el punto de sal y si hace falta rectificamos. Reservamos y dejamos que se enfríe.

Ahí los tenéis, servidlos bien calientes. Os aseguro que llega para 4 personas de manera generosa, os dejo con dos preparaciones. Una con los calabacines en forma de cilindro, con una presentación muy bonita.

Otro consejillo importante es que no pongáis los calabacines en contacto directo cualquier tipo de fruta. Estos sueltan gran cantidad de etileno, lo que aportaría un sabor amargo a las frutas de nuestra cesta o cajón de verduras y frutas. Tengo siempre algún calabacín como fondo de nevera, en casa nunca faltan.

 

Info.

  • Media
  • 40 minutos
  • Para 4 personas
  • 1.9 €/persona
  • 245kcal por 100g.
  • Recetas de carnes y aves
  • Recetas de ensaladas y verduras

Bizcocho de vainilla fácil sin mantequilla

Si has probado varias veces de  elaborar un bizcocho esponjoso y sin mantequilla este es tu lugar. Compartimos con todos nosotros la receta de bizcocho suave y esponjoso de vainilla sin mantequilla y  todos los secretos y trucos  para conseguirlo. Desde recetacoca.com te animamos a seguir leyendo para descubrir el paso a paso de este delicioso postre.




10 comensales 45m Postre Dificultad baja
Características adicionales: Coste barato, Al horno
Ingredientes:
  • 5 Huevos
  • 1 Taza de Azúcar (200 Gramos)
  • 2½ Tazas de Harina leudante
  • 1 Taza de Leche líquida
  • 5 Cucharaditas de Esencia de Vainilla
  • Aceite de oliva
  • 1 Cucharadita de Polvo de hornear
También te puede interesar: Receta de Bizcocho alto y esponjoso
Pasos a seguir para hacer esta receta:
1 Separamos las claras de las yemas y reservar en recipientes separados.
2 Añadimos en un bol  aceite con el azúcar y mezclar bien.
3 Luego, incorporar a la mezcla del aceite y azúcar las yemas antes reservadas y batir para continuar con la preparación del bizcocho esponjoso.
4 Pasamos a agregar la mitad de la harina y la mitad de la leche antes mencionadas. Batir hasta incorporar todo.
5 Luego que se haya incorporado todo, le agregamos a la mezcla el resto de leche y de harina y la esencia de vainilla. Mezclar hasta obtener una masa de bizcocho suave y homogénea.
6 Por último, batimos las claras a punto de nieve y las incorporamos a la mezcla final. Las claras se baten al final con el objetivo de que sea rápido su integración a la mezcla y proporcionen al queque esa textura esponjosa. No se debe batir primero y reservarlas debido a que tienden a perder volumen y esto afectaría al bizcocho.
7 Finalmente, se agrega la mezcla a una tortera previamente enharinada, le damos unos cuantos golpecitos para que salga el aire o aparezcan burbujitas y la llevamos al horno a 200-250ºC aproximadamente, dependiendo de su horno, por 40 minutos o hasta que al introducir un palito este salga totalmente seco. Luego, deje reposar el bizcocho de vainilla sin mantequilla unos 15 minutos y proceda a desmoldarlo. Puede rellenar el queque suave y esponjoso de lo que a usted más le guste, como chocolate, mermelada de fresa… Es un rico bizcocho para acompañar sus antojos.

Si te ha gustado la receta de Bizcocho suave y esponjoso de vainilla sin mantequilla, te sugerimos que entres en nuestra categoría de Recetas de Bizcochos.

Coca de llanda

La coca de llanda valenciana es una coca de las denominadas dulces y en algunos lugares también se le llama coca de mida, es una coca esponjosa y de sabor suave.

COCA DE LLANDA

INGREDIENTES DE LA COCA DE LLANDA

  • 200 gramos de  azúcar blanco.
  • 3 huevos medianos
  • 50 ml zumo de naranja a ser posible valencianas
  • Ralladura de medio limón
  • 1 vaso o 250 ml leche entera o de la que tengáis
  • 400 gramos harina
  • 125 ml aceite de girasol
  • 3 de gasificante para repostería, hay en Mercadona
  • Azúcar y canela

Elaboración de la coca de llanda

Ponemos nuestro horno a precalentar a uno 180 grados mientras preparamos la masa de la coca.

Ponemos en un bol los huevos y los batimos bien. Añadimos el azúcar y seguimos mezclando. Vamos añadiendo poco a poco el aceite, el zumo de naranja, la leche y le rallamos un limón.

Por otra parte mezclamos la harina con los sobres gasificantes con un tenedor y lo añadimos todo al bol donde tenemos el resto de la mezcla y mezclamos hasta que no queden grumos de harina. Ayudaros de unas varillas mezcladoras.

Cuando tengamos el preparado a punto vamos a ponerlo en nuestra bandeja o llanda. Tened en cuenta que la coca de llanda es de 5 centímetros de alta por lo que necesitáis una fuente alta.

Bueno pues una vez tenemos la bandeja, la engrasamos un poco con mantequilla o margarina y un poco de harina volvamos toda la mezcla dentro.

Y ahora ya al horno durante 25 a los mismos 180 que estaba precalentado con calor arriba y abajo. El tiempo depende de cada horno, ir mirando hasta que este dorada por encima y usar un cuchillo o un palo para ir pinchando para comprobar. Cuando salga limpio, la coca de llanda ya estará lista.

Cuando este hecha la sacamos y la dejamos enfriar y la sacamos del molde o de la fuente, estas cocas se comen templadas o frías. Por último espolvoreas canela y azúcar por encima para adornarla un poco.

CON QUE TOMAR LA COCA DE LLANDA

Es cuestión de gustos, pero si queremos seguir con la tradición valenciana, una mistela sería un excelente acompañamiento. A mi personalmente me gusta tomarla con horchata o con café con leche.

coca-de-llanda-3

CURIOSIDADES DE LA COCA DE LLANDA

Su nombre proviene de la elaboración tradicional del centro de Valencia donde se metía al horno dentro de una lata (llanda en valenciano) de ahí su forma cuadrada. Antiguamente se usaba bandejas de latón para los hornos, por que eran mucho más baratas.

Hace unos años se están volviendo a recuperar, aunque nunca dejaron de existir. En mercadillos tradicionales siempre podías encontrar.

Puede ser que necesites estos objetos de cocina

    Más recetas de coca de llanda: