Receta Risotto sin nata

Risotto sin nata

Un entrante fabuloso, un plato principal contundente, incluso un delicioso postre. El risotto es así de versátil, y casa con cualquier ingrediente que le quieras añadir. Asado en el horno, en la sartén, hay muchas versiones, pero el risotto es un plato ganador garantizado.

Risotto de setas sin nata

El arroz es uno de los productos más consumidos y valorados en todo el mundo. Se trata de un cereal muy versátil en la cocina que admite cientos de elaboraciones diferentes y fáciles, desde platos fríos hasta calientes.

En esta ocasión queremos compartir con todos vosotros una deliciosa receta de risotto de setas sin nata, muy barata y rápida de hacer.

Risotto de setas

Ingredientes para 4 personas

  • 300 gramos de arroz.
  • 4500 gramos de setas (sirven también champiñones)
  • 1 cebolla grande.
  • 2 dientes de ajo grandes.
  • 1,3 litros de caldo de verduras.
  • 200ml. de vino blanco.
  • 125 gramos de mantequilla.
  • 125 gramos de queso parmesano rallado.

Modo de elaboración

Picamos cebolla y los dos dientes de ajo, en daditos muy pequeños. Calentamos la mantequilla en un cazo ancha hasta que se derrita y rehogaremos la cebolla y el ajo.

Mientras tanto lavaremos las setas o campiñones, las trocearemos, echaremos sal e incorporaremos a la cazuela.

Dejaremos a fuego medio que se cocine y que las setas suelten toda el agua. Después agregaremos el arroz y lo removeremos con una cuchara de madera durante dos minutos aproximadamente, sin que los granos se doren.

Echaremos un vaso de vino blanco a temperatura ambiente y removeremos todo hasta que el alcohol se evapore. Posteriormente añadiremos un vaso de caldo de verdura y continuaremos removiendo hasta que se evapore y después agregaremos más caldo y dejaremos unos 15 o 20 minutos, procurando que el arroz no se quede seco e incorporando más si se necesita, pero sin echar demasiado.

Lo que se busca es que el arroz quede ligado entre sí, pero no demasiado compacto, por ello hay que buscar un buen arroz que suelte poco a poco el almidón y controlar la cantidad de líquido.

Una vez el arroz y haya adquirido una consistencia cremosa y con los granos aún un poco duros (pero muy poco), lo retiraremos del fuego, agregaremos el queso parmesano rallado y un poco de mantequilla, lo removeremos y dejaremos reposar dos o tres minutos y ya estará listo para servir. Seguro que conseguiremos sorprender a todos los comensales.

Consejos

El tipo de arroz que se utiliza normalmente para hacer este plato es el japónica, donde encontramos el arroz arborio (de grano corto) y el carnaroli, aunque si nos resulta difícil encontrarlo, siempre podremos utilizar una variedad que hay en muchos supermercados y todas las grandes superficies, el conocido como arroz bomba. Nunca debemos utilizar arroz integral, largo o vaporizado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *