Archivo de la categoría: dulces

Ceviche sin cilantro

Ceviche sin cilantro

El ceviche es un pequeño aperitivo tradicional de latinoamérica que consiste en trozos de marisco o pescado crudo con una marinada ácida (en jugo de cítricos o vinagre) que “cocina” la carne del marisco. Se le incorporan otros ingredientes como pueden ser  aguacate, cebolla, tomate, etc., y se acompañan de nachos, tortillas o plátano frito. Estas son todas nuestras recetas.

Ceviche peruano sin cilantro

El ceviche tiene origen peruano y se dice que como el ceviche limeño no hay ninguno, por eso os traemos la receta de esta deliciosa elaboración para que pongáis un toque internacional a vuestra mesa, disfrutando de una comida deliciosa, sin ser demasiado cara y que no resulta difícil de hacer.

Esta es una de las variedades de los muchos ceviches que podemos degustar en Perú y para su elaboración se necesita:

  • 1,5 kilos de pescado (blanco como la merluza)
  • 10 limones verdes.
  • 2 chiles rojos.
  • 2 cebollas rojas.
  • 6 dientes de ajo.
  • Sal y pimienta negra recién molida (al gusto)

Modo de elaboración

Quitaremos las espinas que pudiera tener el pescado y lo cortaremos en dados, después los pondremos en agua fría con sal. Por otro lado, cortaremos la cebolla en juliana y los chiles y los ajos los picaremos lo más fino que podamos.

En un recipiente exprimiremos todos los limones, teniendo cuidado de que no se nos caigan las pepitas, algo que podemos hacer o bien con un colador, con un exprimidor de mano o simplemente los exprimimos fuera y echamos el líquido.

En este recipiente echaremos el ajo, los chiles picados, la sal y la pimienta, lo removeremos bien e incorporaremos el pescado , lo removeremos, procurando que el pescado quede bien cubierto por el zumo de los limones y dejaremos reposar hasta que la carne del pescado se curta, preferiblemente dentro de la nevera, para que los ingredientes reposen y se integren entre sí.

Después de una hora aproximadamente, sacaremos el pescado con los ingredientes y le incorporaremos la cebolla, removeremos bien y el plato ya estará listo para ser degustado.

En la receta peruana de este plato también se le suele echar rocoto, que es un fruto bastante picante, similar al ají, aunque no todo el mundo está acostumbrado a comer esta clase de picantes y no es muy fácil encontrar en los supermercados o grandes superficies, solamente en tiendas especializadas o tiendas de productos latinos.

El pescado debe ser blanco, especialmente aquellos que tienen una carne compacta, para que éste no se deshaga con la acción de los limones. Una buena opción, si queremos que no solo sea de merluza o de un solo pescado, es comprar piezas de diferentes clases de pescado en la tienda de congelados y variar con los sabores, lo que enriquecerá más el plato.

Puede ser que necesites estos objetos de cocina

Pastel de chocolate facil sin horno

Tarta de chocolate fácil sin horno

 

  ¿Te imaginas una tarta de chocolate fácil sin horno y que siempre salga bien?Pues se puede

INGREDIENTES para un molde de 20 cm de diámetro

  • 100 gr de galletas maría trituradas
  • 50 gr de mantequilla derretida
  • 500 ml de leche entera
  • 250 ml de nata para montar
  • 300 gr de chocolate negro para fundir
  • 100 gr de azúcar
  • 6 hojas de gelatina neutra

ELABORACIÓN de la tarta de chocolate fácil sin horno

  1. Para empezar preparamos la base de la tarta. Para ello mezclamos las galletas trituradas en la batidora y la mantequilla derretida. Cubrimos la base del molde alisando bien la superficie de galletas. Reservamos en el frigorífico. Puedes ver todo el proceso detallado en nuestra entrada de Bases de Tartas.
  2. Ponemos un cazo al fuego con la leche y la nata. Añadimos el chocolate troceado y el azúcar y calentamos removiendo hasta que se derrita el chocolate.
  3. Ponemos las hojas de gelatina a hidratar en agua fría y cuando estén listas escurrimos el exceso de agua y las añadimos a la mezcla de chocolate. Apagamos el fuego y mezclamos bien hasta que se funda la gelatina.
  4. Dejamos templar para que la mezcla tome más consistencia. Esto es importante para que las galletas de la base de tarta no se empapen de chocolate.
  5. Rellenamos el molde con la mezcla anterior que ya ha espesado, aplanamos la superficie y metemos en la nevera unas 12 horas hasta que cuaje bien.
  6. Podemos decorar con fideos de chocolate, sirope, cacao en polvo…

Brazo de gitano sin huevo

Ingredientes para Brazo de gitano sin huevo. Postre casero paso a paso

  • 120 g. de harina tamizada
  • 120 g. de azúcar
  • ½ sobre de levadura en polvo Royal (8 g.)
  • sal fina (una pizca)
  • 100 g. de azúcar
  • 50 g. de Maizena (harina fina de maíz)
  • 500 ml. de leche entera
  • ½ piel de un limón y 1 rama de canela
  • Nata montada (el equivalente a 4 yemas de huevo)

Cómo preparar brazo de gitano sin huevo. Este es una de las recetas de postres caseros con los que he crecido en casa. En muchas celebraciones con toda la familia a la mesa, mi madre Rosa o mi abuela Lucrecia, preparaban un rico brazo de gitano para el postre.

No lleva mucho tiempo hacerlo, aunque luego tendremos que dejarlo a enfriarse varias horas antes de degustarlo. Es un postre tradicional y muy típico en todos los rincones de España. Pero esta elaboración de bizcocho relleno podemos encontrarla por todos los rincones del mundo.

En Argentina se conoce como “arrollado o pionono”, “pão-de-ló” en Brasil, “brazo de reina” en Chile, en Filipinas “brazo de Mercedes”, en Francia “gâteau roulé”, “swiss roll” en Reino Unido y EEUU, y “niño envuelto” en México.

En cuanto a su origen, hay varias versiones sobre él. Una de ellas se basa en los caldereros, personas en su mayoría gitanos, que se dedicaban a arreglar utensilios de hierro (ollas, potas, calderos, etc.) y que recibían estos bizcochos enrollados, como pago por sus servicios de calderería. Parecida a esta, se dice que la denominación puede venir de que el bizcocho se asemeja por forma y color al brazo de una persona de etnia gitana. Además su decoración haría referencia a la gran cantidad de joyas que solían llevar estas personas.

Otra historia muy extendida es la que cuenta que un monje berciano (El Bierzo, León), que recorrió el mundo en la época medieval, descubrió este tipo de postre en un monasterio egipcio y lo trajo a España, donde se le llamó “brazo egipciano”. De aquí, el nombre fue modificándose con el tiempo hasta el actual brazo de gitano.

Preparación de la crema pastelera. Relleno del brazo de gitano

  1. Vamos a empezar por hacer la crema pastelera del relleno, así podrá tener tiempo para enfriarse y coger consistencia mientras horneamos el bizcocho.
  2. Lavamos el limón y pelamos la mitad de su piel, procurando que no lleve parte blanca en su interior, ya que esta nos da amargor. Del medio litro de leche, reservamos un poco menos de un vaso (150 ml.). Ponemos el resto a calentar en un cazo, hasta que esté a punto de ebullición.
  3. Retiramos del fuego, y añadimos la canela en rama y la piel del limón. Dejamos que se enfríe e infusione la leche, durante 10-15 minutos. Le daremos un agradable sabor a la crema pastelera.
  4. En el vaso de leche reservado, añadimos la Maizena y removemos bien, ayudándonos de unas varillas o un tenedor. Queremos que se disuelva por completo y no tenga grumos.
  5. En un bol, separamos las yemas de las claras, y éstas las reservamos para la decoración final. Tapadlas con papel film y metedlas en el frigorífico. Añadimos el azúcar a las yemas  y batimos hasta que espumee. Ahora echamos el vaso de leche con la harina de maíz, y mezclamos bien con las varillas, sin grumos.
  6. La leche que estaba infusionando, la colamos y pasamos a un cazo (nos valdría el mismo del principio). Calentamos a fuego medio, y en cuanto coja temperatura, vamos añadiendo la mezcla poco a poco, removiendo sin parar.Veremos cómo va a ir cogiendo “cuerpo” y espesando. Es importante que nunca llegue a hervir, para que no se nos pase de punto. Reservamos y dejamos enfriar, para que vaya adquiriendo la textura final.

Preparación del bizcocho para el brazo de gitano

  1. Ponemo la nata montada en un bol y añadimos una pizca de sal.
  2. Mejor si usáis un aparato eléctrico con el utensilio de varillas, si no os dejaréis el brazo en ello. Una vez en su punto, bien esponjosas, Mezclamos hasta lograr una crema homogénea.
  3. Ahora toca el turno del azúcar(si la nata es con azúcar no), que vamos echando poco a poco al bol, a la vez que batimos.
  4. Mezclamos la levadura con la harina y añadimos a la crema, sin parar de mezclar. Conseguiremos una crema homogénea y sin grumos.
  5. Precalentamos horno a 180º C durante 5 minutos. Forramos una bandeja de horno con papel sulfurizado (papel de horno).
  6. Vertemos la crema sobre ella y horneamos unos 10-12 minutos en la posición central, con calor arriba-abajo.

Horneado del bizcocho genovés para el brazo de gitano

  1. Cada horno es un “mundo” así que pasado el tiempo, pinchad el bizcocho con un palillo y si sale seco y sin dificultad es que ya está listo. Si no es el caso dadle un poco más de tiempo.
  2. Puede resultar también más o menos dorado, es normal. Queremos que nos quede un bizcocho no muy gordo, para que sea luego fácil enrollarlo.
  3. Retiramos del horno y cubrimos con un trapo limpio.
  4. Dejamos que se temple, y luego le damos la vuelta a la bandeja para desmoldarlo. Para que nos quede un rectángulo perfecto, recortamos las esquinas del bizcocho con un cuchillo.
  5. Con la ayuda del trapo, enrollamos el bizcocho, para que coja la forma. Dejamos así tapado y enrollado, hasta que enfríe.
  6. Desenrollamos, rellenamos con la crema pastelera, extendiéndola uniformemente por toda la superficie, y de nuevo enrollamos con cuidado hasta conseguir un rulo perfecto.
  7. La parte de los extremos hacemos que resulte en la parte inferior del bizcocho, para que tenga una buena presentación.
  8. El bizcocho enrollado lo metemos al frigorífico para que enfríe y coja textura, que la crema se compacte.
  9. Para que tenga buena consistencia, os recomiendo que como mínimo esté 2 horas en la nevera. Aunque en casa siempre lo hacemos de “víspera”, el día anterior.

Montaje y decoración final del brazo de gitano

  1. Es preferible decorar el brazo de gitano unos minutos antes de servirlo en la mesa, así el merengue estará recién hecho y no perderá textura. Las claras que teníamos reservamos, que nos sobraron del bizcocho, las montamos con las varillas, añadiéndoles una pizca de sal y 50 gr. de azúcar. Nos resultará un merengue esponjoso.
  2. Lo pasamos a una manga pastelera (ya sea de tela o de plástico) y decoramos la parte superior del bizcocho a nuestro gusto. También podríais añadirle alguna fruta escarchada.

Os animo a prepararlo en casa, y veréis que delicia de postre, además de traeros seguramente muy buenos recuerdos de la infancia.

Consejos, curiosidades y recomendaciones para preparar un brazo de gitano de rechupete

  • Sea como fuera, podemos decir que es un postre ya muy extendido por toda España. En Galicia es más frecuente rellenarlo de crema pastelera, pero también puede llevar nata como en las pastelerías de Madrid. 
  • Una crema de chocolate o dulce de leche también pueden servir de relleno, incluso con variaciones como las que tenemos en el blog, un ejemplo es el brazo de gitano al estilo tiramisú. Estará delicioso con cualquiera de ellos.
  • Para la decoración final, en la parte superior, se utiliza un típico merengue. Para hacer el bizcocho en el horno, en muchas casas hay ya unas “latas” o moldes metálicos especiales para ello, aunque podemos hacerlo perfectamente en la bandeja del horno, como en mi caso.

Bizcocho de plátano sin azúcar

Bizcocho de plátano sin azúcar fácil y esponjoso

Bizcocho de plátano sin azúcar fácil y esponjoso, una rica receta de aprovechamiento, donde le vamos a dar salida a esos plátanos que se nos empiezan a estropear y están muy maduros con esta torta.

Una receta casera muy sencilla y con pocos ingredientes pero que resulta de los más sabrosa y perfecta para el desayuno o la merienda con todos los beneficios y el rico aroma y sabor de los plátanos.

 

Bizcocho de plátano sin azúcar fácil y esponjoso

Dificultad: fácil        Raciones: 10 personas       Tiempo: 50 minutos aproximadamente

Ingredientes para un molde tipo plum-cake de 24 x 12 cm:

 

  • 3 huevos medianos
  • 3 plátano maduros, unos 200-250 gr aproximadamente
  • 150 gr de harina
  • 1 sobre de 15 gr de levadura en polvo tipo royal o polvos de hornear
  • Una pizca de sal
  • 50 gr de aceite de girasol u oliva suave

Elaboración:

Encendemos el horno a 180ºC para que se vaya calentando y preparamos el molde donde vamos a echar nuestro bizcocho forrandolo con papel de horno o engrasando con mantequilla y harina.

Echamos los huevos en un bol amplio y montamos hasta que doblen su volumen, esto no llevará uno rato 7- 8 minutos más o menos.

Por otro lado pelamos los plátanos, y los echamos en el vaso de la batidora  y trituramos bien hasta conseguir un puré.

Cuando tengamos los huevos montados le añadimos el puré de plátano y con la ayuda de una lengua de pastelería mezclamos bien pero con cuidado, ya sabéis movimientos envolventes para no bajar el volumen de la mezcla.

Ahora le añadimos el aceite y seguimos mezclando.

Juntamos la harina con la levadura y la sal y la tamizamos, es decir la pasamos por un colador fino encima de la mezcla anterior.

Con la ayuda de la lengua vamos mezclando todo con mucho cuidado hasta que la harina este totalmente integrada.

Vertemos la mezcla del bizcocho de plátano fácil y esponjoso en el molde que teníamos preparado y metemos en el horno que ya estará caliente a 180ºC durante unos 35-40 minutos hasta que este bien hecho.

Si en este transcurso el bizcocho coge mucho color bajar la temperatura del horno unos 10 ºC y dejar hasta que este hecho del todo, ya sabéis que los tiempos son orientativos.

Para saber que está pinchar con una brocheta en el centro del bizcocho y si está sale totalmente limpia es que lo tenemos.

Dejamos que se enfríe en el mismo molde y encima de una rejilla.

Y una vez frío lo tenemos listo para comer.

Como siempre espero que os haya gustado esta  bizcocho de plátano sin azucar fácil y esponjoso.

Crema pastelera sin huevo

Ingredientes para Cómo hacer crema pastelera sin huevo

  • 500 ml. de leche entera
  • 4 cucharadas de Maizena
  • 125 gr. de azúcar blanco
  • 50 gr.de fécula o almidón de maíz
  • 1 vaina de vainilla
  • La piel de un limón
  • Mantequilla (opcional)

Cómo hacer crema pastelera casera sin huevos.

Es una crema muy utilizada en la repostería a nivel general, necesaria para darle el toque especial a multitud de postres, como tartas, milhojas de hojaldre, un brazo de gitano, las famosas cañas rellenas, los profiteroles italianos, etc.

Muchos me escribís preguntándome cómo hacer una buena crema pastelera sin huevos, con la textura y suavidad adecuadas. Aunque se trata de una crema que se elabora con ingredientes muy básicos, tiene su aquel y es necesario dedicarle atención para prepararla en condiciones óptimas.

En cocina la práctica es muy importante. Yo también tardé en pillarle el punto definitivo a esta crema, pero he ido perfeccionando la receta y pienso que he conseguido una receta bastante adecuada. Os contaré los truquillos de este tipo de crema para que resulte un éxito y sorprendáis a toda la familia. ¿Os animáis?

Preparación de la leche aromatizada para la crema pastelera sin  huevos

  1. Comenzamos por la vaina de vainilla. Le damos un corte a lo largo, la abrimos y retiramos con un cuchillo las semillas del interior.
  2. Lavamos el limón y pelamos la piel finamente, sin que lleve parte blanca. En función de gustos, podéis usar mayor o menor cantidad de piel, ya que el sabor del limón a muchos os puede resultar cargante.
  3. De la leche, separamos 150 ml. en una taza. Incluso si queréis que quede un poco más sabrosa. Le podéis añadir un toque de nata, con un chorrito es suficiente. El resto lo ponemos a calentar en un cazo, a fuego medio. Cuando esté a punto de hervir, pero que no llegue a hacerlo, retiramos del fuego. Añadimos la vainilla, la piel del limón y dejamos infusionar unos 30 minutos, con el cazo tapado.
  4. Mientras infusiona la leche vamos a mezclar el almidón o harina de maíz. La disolvemos en la taza de leche, removiendo bien, para que no queden grumos. Reservamos.

Preparación de la crema pastelera sin huevos

  1. En una cacerola pequeña, añadimos las cucharadas de maicena y poco a poco echamos el azúcar. Removiendo sin parar con unas varillas para que no se pegue.
  2. A continuación vertemos la leche con la harina o almidón de maíz (Maicena). Seguimos removiendo, para que se haga una mezcla bien homogénea y sin grumos.
  3. Pasado el tiempo de infusionado y reposo (la leche no debe estar muy caliente). Añadimos a la cacerola la leche infusionada, colándola y de paso separando la vainilla y la piel del limón. Vamos echando poco a poco y mezclando al mismo tiempo.
  4. Ponemos a fuego medio-bajo (4 en escala de 1 a 10) y comenzamos a remover sin parar, poco a poco y sin prisas. Al principio cuesta un poco pero luego iremos comprobando cómo va cogiendo textura la crema y va espesando.
  5. Seguimos removiendo y de repente, cuando coja la temperatura ideal. Notaréis como espesa y adquiere esa textura tan suave y reconocible cualquier crema pastelera.
  6. Retiramos del fuego y pasamos la crema a un bol o jarra de cristal, así no cogerá ningún sabor del recipiente. Dejamos atemperar y luego reservamos tapada con un film transparente, en  la nevera, hasta el momento de su uso.

Nos aguantará un par de días en el frigorífico, pero lo normal es preparar la crema pastelera para usarla el mismo día, para la elaboración de un postre.

Consejos y recomendaciones para una crema pastelera sin huevos perfecta

  • Al calentar la leche, intentaremos que no llegue a hervir. El calor que alcancemos es suficiente para infusionar correctamente la vainilla y la cáscara de limón. Lo haremos fuera del fuego y sin prisas.
  • Cuando cortéis el limón, procurad que la cáscara no lleve parte blanca, ya que aporta amargor. Si no disponéis de vainilla natural, podéis usar un sobre de azúcar avainillado o también esencia de vainilla. Lo recomendable, la vaina de vainilla.
  • Como paso opcional puedes añadir al final de la receta, unos trozos de mantequilla a temperatura ambiente o en punto pomada. Mezcla bien y con la temperatura de la crema se disolverá la mantequilla. Así vamos a aportar una cremosidad extra a nuestra crema pastelera.
  • Para la crema, usaremos la fécula de maíz Maicena, que espesará con mayor rapidez. En el caso de que resultasen grumos al prepararla, pasamos la mezcla por un colador.
  • Para cocinar y espesar la crema, lo haremos con el fuego bajo, sin prisas. Será más trabajoso estar dando vueltas un buen rato, pero el resultado final es mucho mejor, en textura y sabor.
  • No os olvidéis de que al usar fécula de maíz, esta receta es libre de gluten, y por lo tanto apta para celíacos.

A la hora de preparar crema pastelera, hacedle caso a mis paisanos gallegos de “Siniestro Total”: “Ante todo, mucha calma“. Espero que os guste y la disfrutéis mucho en vuestros postres.

Si no tenéis mucho tiempo para prepararla, os aconsejo este vídeo. En este consejo podréis preparar crema pastelera en menos de 10 minutos. Siguiendo las indicaciones y con un microondas os quedará también muy bien.

Receta de una crema pastelera tan rápida, fácil y cremosa que podrá hacerla un niño. Siguiendo estos sencillos pasos siempre sale bien.

Calabacines rellenos de carne sin bechamel

Ingredientes para Calabacines rellenos de carne sin bechamel

  • 4 calabacines medianos
  • 2 cebollas
  • 1 diente de ajo
  • 1/2 kg de carne picada: mezcla de ternera y cerdo
  • 6 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 2 tomates grandes y 1 pimiento rojo
  • 1 zanahoria grande
  • 1/2 vaso de vino blanco
  • 100 g de queso rallado para gratinar (a vuestra elección, a mi me encanta el Idiazabal)
  • Sal y pimienta negra recién molida (al gusto)

Cómo preparar calabacines rellenos. Es una receta muy socorrida para añadir verduras a nuestra dieta.  Unos calabacines rellenos de carne sin bechamel y gratinados al horno con queso o sin el. No hace falta que apuntemos que nos encontramos ante una combinación muy sabrosa. El sabor de su relleno y gratinado contrasta con la suavidad del calabacín al hornearlo.

Es una receta que admite múltiples variaciones y podéis completarla con vuestros rellenos preferidos: salmón, atún, bacalao, huevo duro, bacon, la carne que más os guste (pollo, pavo, cerdo, ternera, cordero…), marisco, incluso sólo de vegetales, todos están buenos.

El calabacín, se presta a todas las recetas que hagamos con berenjenas, aunque su sabor es más suave. Es una hortaliza con la que podéis hacer muchísimas recetas, además de estos calabacines rellenos la lasaña de calabacín está de muerte, tortilla de patata y calabacín, al igual que cualquier pisto.

Cuando compremos un calabacín para rellenar como en esta receta tenemos que fijarnos en que el calabacín sea de un tamaño medio, para evitar así mayor número de semillas. Tenemos que elegir un calabacín que sea compacto y firme, de color claro, brillante y sin golpes. Para conservarlo lo mejor es guardarlo en un lugar fresco y seco. A ser posible, a temperatura ambiente, aunque si hace calor como en estas fechas podéis optar por la nevera, donde te aguantará sin problema unos 15 días.

Preparación de los calabacines

  • Para preparar los calabacines tenemos varias posibilidades, normalmente en casa los partimos en dos de manera longitudinal pero últimamente y por el tamaño de los calabacines que me regala mi padre.
  • Los cortamos a lo ancho en cilindros más o menos iguales de unos 10 cm de tamaño. Tal como podéis ver en el vídeo que os presento a continuación o en la receta de calabacines rellenos de pollo y verduras al mencía. Os lo dejo a vuestra elección, de cualquiera de las maneras van a estar muy buenos.
  • Los vaciamos con una cuchara de postre o un vaciador de manzanas, raspamos con cuidado para no estropear demasiado la hortaliza y siempre dejando por lo menos un dedo de calabacín, tiene que quedar con bastante pulpa. Reservamos la carne del calabacín en un plato para el posterior relleno.
  • Calentamos una cazuela grande con agua, cuando empiece a hervir echamos 1 puñado generoso de sal y un chorrito de aceite de oliva virgen extra, introducimos los calabacines un minuto exacto y retiramos. Secamos muy bien con papel absorbente y reservamos en un plato.
  • Precalentamos el horno durante 5 minutos a 180º C y metemos los calabacines en la bandeja del horno en la posición del medio con temperatura arriba y abajo. Salpimentamos y regamos con un chorrito de aceite de oliva virgen extra. Horneamos durante 10 minutos a 200º C.
  • Sacamos los calabacines del horno, los escurrimos con cuidado para no quemarnos y quitamos el exceso de líquido y grasa del horneado. Los probamos por si acaso, deben quedar blanditos pero con la superficie crujiente.

Preparación del relleno de carne y verduras

  • Escaldamos los tomates y una vez sin piel los picamos en trozos estilo brounoisse, en cuadraditos pequeños. Picamos las 2 cebollas, el calabacín que tenemos reservado (el de vaciar los calabacines), el pimiento rojo y el diente de ajo, todo bien finito. Pelamos y picamos la zanahoria lo mejor posible, cuanto más finas sean mejor porque se pasarán al hacer la salsa.
  • En una cazuela echamos el aceite de oliva virgen extra e introducimos las cebollas, el calabacín y el ajo. Dejamos que se pase un poco (3 minutos aproximadamente), introducimos las zanahorias y el pimiento rojo. Pochamos todas las verduras a temperatura baja unos 15 minutos y esperamos por la carne.
  • Salpimentamos (sal y pimienta) la carne (en este caso elegí cerdo y ternera, así queda más jugosa). Echamos la carne picada a la cazuela con las verduras y las especias a elección (un poquito de orégano, perejil…). Sofreímos durante 5-7  minutos a fuego suave, sin dejar de remover.
  • Añadimos el tomate y el vaso de vino blanco, dejamos que se reduzca todo hasta que nos quede una salsa espesa. Aproximadamente unos 15 minutos a fuego suave.
  • Comprobamos el punto de sal y si hace falta rectificamos. Reservamos y dejamos que se enfríe.

Ahí los tenéis, servidlos bien calientes. Os aseguro que llega para 4 personas de manera generosa, os dejo con dos preparaciones. Una con los calabacines en forma de cilindro, con una presentación muy bonita.

Otro consejillo importante es que no pongáis los calabacines en contacto directo cualquier tipo de fruta. Estos sueltan gran cantidad de etileno, lo que aportaría un sabor amargo a las frutas de nuestra cesta o cajón de verduras y frutas. Tengo siempre algún calabacín como fondo de nevera, en casa nunca faltan.

 

Info.

  • Media
  • 40 minutos
  • Para 4 personas
  • 1.9 €/persona
  • 245kcal por 100g.
  • Recetas de carnes y aves
  • Recetas de ensaladas y verduras

Boquerones en vinagre sin aceite

Cómo hacer boquerones en vinagre, receta paso a paso

Los boquerones en vinagre si aceite son una elaboración tradicional, una especie de escabeche frío en medio ácido, al modo de los ceviches de Sudamérica, sobre todo en Perú, donde se sustituye el vinagre por zumo de lima. Aunque es un plato muy sencillo, la perfecta elaboración tiene sus trucos para que el resultado sea el adecuado. He acudido a mi padre, Manolo, que es un experto en prepararlos, y aquí os explico cómo hacer boquerones en vinagre, receta paso a paso.

En esta época además hay muy buenos boquerones por Málaga, grandes, muy sabrosos.  Como muchos sabréis a los malagueños nos llaman “boquerones”. Un apodo muy acertado, nada más malagueño que este pescado tan bueno.

Si quieres puedes consultar en este enlace la receta en vídeo. Si quieres aprender con nosotros a preparar los boquerones en vinagre, puedes acudir a alguno de nuestros cursos de cocina.

Ingredientes para preparar un kilo de boquerones en vinagre

Un kilo de boquerones frescos, medianos o grandes, 300 cc. vinagre de vino blanco, 100 cc. agua, una cucharadita de sal, 3 dientes de ajo, perejil.

Elaboración

1º Limpieza del boquerón.

Si puedes conseguir que tu pescadero limpie los boquerones, mejor que mejor, ya que es lo más laborioso. Si los tienes que limpiar, lo mejor es ponerlos en agua muy fría, si es con hielo mejor.

Los vas sacando uno a uno, y con la uña del pulgar arrancas la cabeza, tirando con cuidado para sacar con ella las tripas. Con la misma uña la introduces por la abertura, en dirección a la cola, para quitar cualquier resto de vísceras, que amargarían luego. Al hacer esto el boquerón queda abierto por la mitad, pero sin separar los dos lomos, que quedan unidos por la zona media y la cola.

Ahora tira con cuidado de la espina, en la zona central, para retirarla. Rompe la espina en la inserción de la cola, que hay que respetar. La cola debe quedar para que queden unidas las dos mitades.

Lava bajo el grifo ligeramente y vuelve a poner en el agua helada. Cuando acabes de limpiar todos los boquerones, tira el agua y vuelve a lavar con agua varias veces, hasta eliminar cualquier resto de sangre.

El proceso de limpieza es fundamental para un buen resultado final. Consulta las fotos si te queda alguna duda.

2º Marinado

Prepara un medio ácido con el vinagre y un poco de agua fría. Aunque muchos ponen vinagre puro, nosotros lo rebajamos para enlentecer el proceso y evitar que queden “cocidos” en exceso por el ácido, con lo que quedarían algo secos y duros al final.

Si usaras vinagre sin rebajar, el marinado se completaría en 15-30 minutos máximo. En este caso, al ir algo rebajado, aconsejamos un tiempo de 2 horas, dependiendo mucho del tamaño del pescado.

Para marinarlos, preparamos la marinada en un cuenco o tupper, mezclando el vinagre con el agua y un poco de sal. Mezclamos y vamos poniendo los boquerones, ya limpios y abiertos, dentro del vinagre, con la piel hacia abajo.

Es importante la marinada cubra perfectamente todo el pescado. Si faltara añade algo más de vinagre y agua.

Tapa el tupper y guarda en frío dos horas. Al cabo de este tiempo comprueba el grado de escabechado, la carne debe estar blanca, incluso en el interior de los lomos más gruesos del boquerón. Si ves que no es así, deja un rato más dentro del vinagre, hasta conseguir el punto deseado.

3º Conservación

Ya en su punto, se apartan los boquerones del vinagre, sin escurrirlos apenas, y se van poniendo en otro tupper en capas, siempre con la piel hacia abajo. Sigue rellenando el recipiente y un poco de agua(aquí es donde se añadía el aceite), que debe cubrir por completo el pescado.

4º Congelación, prevención de anisakis

Como ya hemos hablado en nuestros consejos sobre la prevención del anisakis, debemos proceder a congelar los boquerones en vinagre, algo que podemos hacer tal como los tenemos preparados.

 

 

5º Aderezo, degustación

Sacamos del congelador, dejamos descongelar y aderezamos con ajo y perejil picado muy fino. Servimos sobre rebanadas de pan, con su aceite y sus aderezos. Esta receta de boquerones en vinagre es una de las tapas o aperitivos más ricos y apreciados. Una vez preparados debemos guardar en frío, aunque para comerlos es mejor dejarlos fuera unos minutos.

Patatas con costillas sin olla a presion

Hoy prepararemos un plato muy tradicional: patatas con costillas sin olla a presión, un guiso económico y sencillo de preparar, perfecto para el invierno. Y es que las patatas dan mucho juego y con el precio que tienen, tenemos que aprovechar todas sus posibilidades en la cocina.

En esta ocasión hemos utilizado costillas de cerdo normales, pero también podéis hacerlo con costillas adobadas o cualquier otro tipo de costillas que le dan un sabor diferente a las patatas con costillas sin olla a presión, siempre lo que tengáis más a mano o os guste más.

Las patatas con costillas sin olla a presión son un plato que llena mucho por lo que lo serviremos como plato único, aunque si queréis podemos poner antes una ensalada. Puede ser algo ligero con hoja verde, lechuca o escarola.

Patatas con costillas sin olla a presión

Ingredientes

  • 3 dientes de ajo
  •  1 cebolla
  •  1 hoja de laurel
  • 1/2 kilo de costillas
  • 800 gr de patatas
  • 1/2 copa de vino blanco
  • 1 cucharada de carne de pimiento choricero
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Agua
  1. En una cazuela ponemos un poco de aceite de oliva virgen extra y añadimos los ajos y la cebolla, pelados y picados finamente.
  2. Pochamos a fuego suave. Incorporamos las costillas, la hoja de laurel, un poco de sal y dejamos que se cocinen las costillas hasta que comiencen a dorarse.
  3. Añadimos las patatas, que pelamos y cortamos en trozos “chascándolas”, rehogamos un poco y añadimos la carne de pimiento choricero y el vino blanco.
  4. Mareamos un par de minutos y cubrimos con agua. En el momento que comience a hervir, bajamos el fuego y dejamos que se cocine a fuego suave unos 20 minutos.
  5. De vez en cuando moveremos la cazuela.
  6. Antes de servir, para que el caldo se quede más trabado, sacamos dos o tres trozos de patata, los chafamos con el tenedor y volvemos a incorporar a la cazuela, mezclando bien.

Dejamos reposar un par de minutos y servimos nuestras deliciosas patatas con costillas sin olla a presión. 

NOTAS SOBRE Patatas con costillas sin olla a presión

Este guiso combina bien con hierbas provenzales y con vinos tintos, le podéis añadir ambos.

Salmorejo thermomix sin pan

 

Salmorejo cordobés (Thermomix)

 

Cambiar

 

Salmorejo cordobés (Thermomix)

  • 73 me gusta
  • 2 Foto respuestas

Que esplendida ciudad Córdoba. Estuve pocos días, pero es una de las ciudades mas bonitas que he visto, que calles, llenas de sol, llenas de luz propia, llenas de gente amable, sus callejas que enamoran por si solas, sus patios, la mezquita….y como no su gastronomía. El salmorejo es uno de los platos mas típicos de la ciudad, su textura es igual a la de una crema, que suele servirse de primer plato, acompañado de huevo cocido y trocitos de jamón. Yo estoy enamorada de esta comida, en casa cuando llega el calor, es un plato muy habitual en mi mesa. Pero no penséis que solo lo comemos en verano, porque incluso lo he echo para acompañar carnes, o fritos, o sea que de acompañamiento también lo puedes servir.
Esta la he encontrado de casualidad por la web, llego a mis oídos que le habían puesto el nombre de esta receta a una calle de Córdoba, me hizo gracia y empece a buscar. Sorpresa en este blog, http://lasrecetasdelola.com/ encontré el acontecimiento acompañado de la receta del Salmorejo, asi que la probé, y compare con la que hacia habitualmente, y aquí os dejo la que vengo haciendo estos días, que nos gusta mucho mas, así que espero que a vosotros también os guste !!!!

PILAR PILAR

Ingredientes

6 raciones
  1. 100 g aceite de oliva
  2. 4 huevos duros
  3. 100 g jamón ibérico a taquitos.
  4. 1 diente ajo
  5. 10 g sal
  6. 200 g pan del día anterior. ( preferiblemente pan blanco )
  7. 20 g vinagre (opcional)
  8. 1 kg tomates maduros

Pasos

10 minutos
  1. Añadir foto

    Echar el aceite en un jarra sobre la tapa de la thermomix. Reserva.

  2. Añadir foto

    Pon en el vaso los huevos duros y trocéalos 2 seg/ vel. 4.

  3. Añadir foto

    Sin el lavar el vaso pon el ajo, los tomates y la sal. Tritura 30 seg/ vel. 5.

  4. Añadir foto

    Añade el pan y el vinagre, si le pones, y tritura 30 seg/ vel. 5 y a continuación bate 2 minu/ vel. 10. El tiempo dependerá de la calidad de los tomates.

  5. Añadir foto

    Programa vel. 5 y vierte poco a poco el aceite sobre la tapa sin quitar el cubilete, hasta que termine de incorporarlo. Vierte el salmorejo en una fuente y reserva en el frigorífico.

  6. Añadir foto

    Antes de servir, adorna con el huevo picado y el jamón. Sirve muy frío.

Añadir un paso

Ahora, ¡Envía una foto del plato terminado! A PILAR le encantará ver cómo quedó.
https://cookpad.com/es/recetas/256466

Content retrieved from: https://cookpad.com/es/recetas/256466-salmorejo-cordobes-thermomix.

Bizcocho de vainilla fácil sin mantequilla

Si has probado varias veces de  elaborar un bizcocho esponjoso y sin mantequilla este es tu lugar. Compartimos con todos nosotros la receta de bizcocho suave y esponjoso de vainilla sin mantequilla y  todos los secretos para conseguirlo. Desde recetacoca.com te animamos a seguir leyendo para descubrir el paso a paso de este delicioso postre.

10 comensales 45m Postre Dificultad baja
Características adicionales: Coste barato, Al horno
Ingredientes:
  • 5 Huevos
  • 1 Taza de Azúcar (200 Gramos)
  • 2½ Tazas de Harina leudante
  • 1 Taza de Leche líquida
  • 5 Cucharaditas de Esencia de Vainilla
  • Aceite de oliva
  • 1 Cucharadita de Polvo de hornear
También te puede interesar: Receta de Bizcocho alto y esponjoso
Pasos a seguir para hacer esta receta:
1

Separar las claras de las yemas y reservar en recipientes separados.

2

Agregar en un recipiente el aceite con el azúcar y mezclar bien.

3

Luego, incorporar a la mezcla del aceite y azúcar las yemas antes reservadas y batir para continuar con la preparación del bizcocho esponjoso.

4

Pasamos a agregar la mitad de la harina y la mitad de la leche antes mencionadas. Batir hasta incorporar todo.

5

Luego que se haya incorporado todo, le agregamos a la mezcla el resto de leche y de harina y la esencia de vainilla. Mezclar hasta obtener una masa de bizcocho suave y homogénea.

6

Por último, batimos las claras a punto de nieve y las incorporamos a la mezcla final. Las claras se baten al final con el objetivo de que sea rápido su integración a la mezcla y proporcionen al queque esa textura esponjosa. No se debe batir primero y reservarlas debido a que tienden a perder volumen y esto afectaría al bizcocho.

7

Finalmente, se agrega la mezcla a una tortera previamente enharinada, le damos unos cuantos golpecitos para que salga el aire o aparezcan burbujitas y la llevamos al horno a 200-250ºC aproximadamente, dependiendo de su horno, por 40 minutos o hasta que al introducir un palito este salga totalmente seco. Luego, deje reposar el bizcocho de vainilla sin mantequilla unos 15 minutos y proceda a desmoldarlo. Puede rellenar el queque suave y esponjoso de lo que a usted más le guste, como chocolate, mermelada de fresa… Es un rico bizcocho para acompañar sus antojos.

Si te ha gustado la receta de Bizcocho suave y esponjoso de vainilla sin mantequilla, te sugerimos que entres en nuestra categoría de Recetas de Bizcochos.